˂ Volver a Portada

El menú del día

Lacalle se aprovecha del desorden interno del FA y pretende tener reuniones informativas y no decisivas con sus socios, sostuvo Bottinelli


El director de FACTUM, Eduardo Bottinelli, subrayó a “El Menú del Día” que el presidente Luis Lacalle rota a los interlocutores del Frente Amplio (FA) y se aprovecha del desorden interno que atraviesa la izquierda . Además, sostuvo que la reunión con los líderes de los partidos de la coalición multicolor no es tomada como un ámbito de decisión, aspecto que ocurre casi por igual en los Consejos de Ministros.

En «El Menú del Día» estuvo el director de Factum, el sociólogo Eduardo Bottinelli, quien se refirió al tipo de vínculo que el presidente de la República, Luis Lacalle, mantiene con el Frente Amplio y con sus socios de la coalición multicolor.

En este sentido, explicó que salvo en la reunión que el mandatario mantuvo en la casa del ex presidente Tabaré Vázquez, generalmente no sale luego a hacer declaraciones públicas.

Tal como sucedió en el último encuentro con unos representantes del FA – los intendentes Carolina Cosse de Montevideo, Yamandú Orsi de Canelones y Andrés Lima de Salto – donde los jefes comunales fueron quienes en conferencia hablaron con la prensa.

Para Bottinelli este es un mensaje no trascendental pero importante en el rol que ocupa en la esfera pública la evaluación de esas reuniones, aunque en otras instancias informales el mandatario sí realiza valoraciones.

En cuanto al relacionamiento del presidente con el FA, el director de FACTUM señaló que se ha visto a Lacalle jugar de una manera «relativamente hábil con la falta de institucionalidad» que atraviesa la coalición de izquierda.

Bottinelli dice que los problemas institucionales que sufre el FA se expresan en el desorden por los cuestionamientos internos. Recordó que Lacalle tuvo una primera reunión con Miranda, y otros cabezas de partidos políticos, cuando la pandemia llega a Uruguay.

Posteriormente, hay una segunda reunión con una delegación del FA a partir de unos planteos que realiza la fuerza progresista al gobierno para contener la pandemia. En esta reunión concurre Miranda y otros líderes parlamentarios de la izquierda.

Pero luego comienzan a «rotar» los interlocutores del FA. Hay un documento que el propio Vázquez le presenta, más tarde convoca a Marcos Carámbula a la Torre Ejecutiva y por último recibe a los intendentes.

A las expresiones del intendente Lima acerca de que Lacalle les subrayó a los jefes comunales que la relación con Miranda era mala desde el punto de vista personal, se suma el «destrato» del jefe de Estado hacia la coalición de izquierda cuando le dijo a un medio argentino, La Nación, que no sabía qué era el FA ni quiénes.

«Esa misma frase (qué era el FA y quiénes eran), la había utilizado dos semanas antes el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado. No es algo espontáneo (…) refiere un poco a lo que mencionaba anteriormente respecto a la debilidad institucional en el que está el FA en este momento (…) es aprovechada por el presidente y por el Partido Nacional», detalló.

«Ahí hay un límite difuso de la política partidaria (…) el presidente convoca selectivamente y en esa convocatoria selectiva convoca un problema al FA que no puede decir que no, y al mismo tiempo va rotando a los interlocutores a demanda del propio presidente; no sucede lo mismo en el Parlamento», acotó.

Por otra parte, en cuanto al vínculo entre Lacalle y sus socios de gobierno, Bottinelli afirmó que la reunión de la semana pasada en Torre Ejecutiva con los principales de los partidos políticos, donde se les informó acerca del plan de jornaleros solidarios, «no aparece como un cambio en lo que es la concepción de la Presidencia y del funcionamiento de la coalición».

Sin embargo, sostuvo que fue una señal, aunque en un tema menor cuando hay temas «más trascendentes» para convocar una reunión de líderes de partidos.

«Un ejemplo claro es qué se hace con el Mercosur», opinó.

«La señal es que claramente no se institucionalizó un ámbito, sino que será convocado en forma aislada por el presidente (…) parece que fue una reunión más informativa que de decisiones; en parte ha pasado con el Consejo de Ministros», concluyó.