EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Música en claridad

La segunda muerte de Hypatia
27/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200727-LINNG.mp3
Descargar Audio

  • Asomaba el año 415. Hypatia era egipcia, matemática y directora de la Biblioteca de Alejandría. Se destacó en los campos de la matemática y la astronomía. Hija y discípula del astrónomo Teón, Hypatia es la primera mujer matemática de la que se tiene conocimiento razonablemente seguro y detallado. Escribió sobre geometría, álgebra y astronomía, mejoró el diseño de los primitivos astrolabios -instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste- e inventó el densímetro.Por ello se la considera como una pionera en la historia de las mujeres y la tecnología.
  • La Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) comunicó internamente que cierran las ventanillas de emprendimiento e innovación por falta de fondos. El presidente de la ANII, Flavio Caiafa, dijo que este cierre es temporal y no definitivo. «Estamos revisando la disponibilidad de fondos para el resto del año, viendo cómo las vamos a optimizar para poder atender la investigación e innovación de aquí en más», dijo.
  • El gobierno resolvió un recorte del 15% en todos los gastos e inversiones. Al barrer, sin prioridades.

El coronavirus y la investigación

Si hay algo que se revaloriza en todo el mundo en esta pandemia, es la ciencia y la investigación científica.
En todo el mundo, los científicos e investigadores han pasado del anonimato más absoluto a ser las estrellas de los medios de comunicación.

Han sido y son muy importantes para enfrentarse con la mayor inteligencia a esta pandemia.

En algunos países, se les presta gran atención. Uruguay es uno de ellos y ha sido esa tarea -realizada por investigadores formados por la Universidad de la República- la que entrega insumos a las autoridades de gobierno para la adopción de medidas.

Me detengo en un detalle no menor de este relato: dije Universidad de la República. No hay un solo ejemplo de participación de universidades privadas para enfrentar la pandemia. No hay uno solo y este dato es relevante como veremos más adelante.
Jorge Drexler, es médico y cantautor, dijo hace pocos días que este “es el momento de que la política escuche a la ciencia y no al revés».

 

Ahora bien. En aplicación del decreto 90/020 todos los organismos públicos deben achicar sus gastos en un 15%.

En todos lados. Eso significa que el recorte es general y por general es absurdo. Lo es porque trata igual a todas las áreas del Estado. Eso significa -y es el centro de esta columna- que la educación y la investigación aplicada al desarrollo va a sufrir lo mismo que otras áreas.

No se tienen en cuenta las prioridades. (Abro un paréntesis: hay preocupación generalizada por el nivel del déficit fiscal que dejó el gobierno anterior. Preocupación legítima en toda la academia y en sectores influyentes. Pero ese tema elimina el siguiente razonamiento: ¿es mejor achicar, disminuir el gasto al boleo, y no contemplar que lo que tu no gastas hoy tendrá un costo indudablemente mas grande en el futuro? Mejor dicho: lo que ahorrás ahora será bueno en el corto plazo. Pero a mediano y largo plazo se vera que es un error porque el Estado tendrá que gastar mucho mas porque la crisis pegará por todos lados y dejará un tendal social.

Varios países de Europa entendieron esto y privilegian la contención y las soluciones ahora, y no el nivel de déficit. La Unión Europea tiene una regla fiscal para todos sus países: no se debe tener más de un 3% de déficit fiscal. ¿Se imaginan a cuanto trepara el déficit con esta pandemia? No leo preocupación en esos gobiernos. Entienden necesario. Y de paso: Uruguay está en el último lugar en gasto público en época de pandemia en América Latina).

Vuelvo a la investigación.

En Uruguay existe la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, la llamada ANII. Esta agencia invierte dinero para promover lo que detalla. ¿Ese, es un gasto al cuete? ¿Cómo medir la eficiencia o el retorno de esa inversión? Se mide en conocimiento.

Las actuales autoridades, en plan achique, eliminaron la ventanilla para nuevos proyectos porque no hay rubros. No eliminaron toda la ANII.

Digamos claramente: en Uruguay la investigación para el desarrollo se hace a nivel estatal. En otros países hay inversión privada. Acá no.

La decisión del gobierno es paradójica. Baja la inversión de innovación y nuevas startups en este año, cuando realmente la agencia, la investigación y la innovación vienen jugando un papel estelar en lo que tiene que ver con la respuesta al Covid-19.
En junio pasado la Universidad de la República (Udelar), el Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología (Conicyt) y la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay (Anciu) emitieron una declaración conjunta, titulada “Es momento de fortalecer nuestra ciencia”.

Era necesario destacar los aportes de la ciencia uruguaya en el combate a la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus. Allí también alertaban sobre el impacto de la aplicación del Decreto 90/020 del gobierno, que impone un recorte de 15% en los gastos de todas las instituciones públicas. Al respecto, manifestaban: “No podemos permitirnos erosionar estas capacidades que tardan años en crearse, pero pueden ser destruidas rápidamente. Lo que nos está demostrando este momento es que no debemos recortar el apoyo financiero a las instituciones que hacen ciencia, como surge del Decreto 90/020”, decía la declaración.

Los científicos fueron al Parlamento la semana pasada y expresaron su gran preocupación por los recortes.

Veamos otro ángulo de la investigación y el desarrollo. Desde hace muchos años, solamente Estados Unidos seducía a científicos de todo el mundo para que fueran a trabajar allá. Invertían en conocimiento y se apropiaban del mismo. Esa estrategia lo único que hace es profundizar la brecha del conocimiento entre los países ricos y pobres. Y hace mas dependiente a los países pobres. El caso mas evidente es el de los medicamentos.

Ahora es China quien se lleva los mejores talentos.

La soberanía y el conocimiento

La doctora en matemática Jana Rodríguez Hertz -es argentina pero uruguaya de alma- fue contratada por una universidad china. Vive con su pareja en Shenzen. Hace 40 años era un pueblito de pescadores. Ahora es una ciudad con mas de 10 millones de habitantes. Tiene una historia muy interesante. Hace 40 años el padre de las reformas en China, Deng Xiao Ping convoco a jóvenes del Partido Comunista y mirando a Hong Kong -que esta enfrente y tenia otro régimen- les dijo: quiero hacer eso. Y así empezó las reformas.

Desde Shenzen Jana dice lo siguiente. Y habla sobre la soberanía, porque defender la soberanía de un país, es también tener un sistema de investigación.

El otro asunto que aborda Rodríguez Hertz, es el gasto o inversión en ciencia e investigación.
¿Es en vano investigar en Uruguay o tiene sentido?

.El ajuste de 15% en los gastos públicos de todas las dependencias del Estado, establecido en un decreto firmado por el Gobierno en marzo, ya generó discusiones en el ámbito de la ciencia semanas atrás, cuando estudiantes del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas (Pedeciba) denunciaran la situación y explicaran la importancia que tuvo el Pedeciba para combatir la pandemia. Tras los reclamos, el presidente Luis Lacalle Pou decidió dar marcha atrás con el recorte en esa dependencia en particular.

Otro ejemplo de investigación a nivel estatal. El Instituto Clemente Estable -a quien le llegará también el recorte del 15%- desarrolló un kit para detectar el Covid 19 en menos de 45 minutos. Otro ejemplo¨lo da nuevamente la Universidad de la Republica. El pasado miércoles 22, la Facultad de Medicina entregó los premios a los proyectos ganadores de propuestas científicos para enfrentar el Covid 19.

El gato y la cañada

Les voy a leer una opinión que se difundió el jueves pasado en el semanario Búsqueda.

“Está muy bien que el gobierno recorte gastos estatales. Debería ir mucho más a fondo de lo que ya han hecho e insinuado. Hay que cortar con los despilfarros de gobiernos anteriores y simultáneamente dar una señal hacia dónde dirigirán los recursos públicos. Pero el recorte de presupuesto a la ANII (Agencia Nacional de Investigación e Innovación) es una muy mala señal. Los gobiernos que quieren fomentar el emprendedurismo y la innovación tienen agencias similares a la ANII, donde apoyan desde la validación de una idea de negocios, aportan capital semilla para un start-up y financian investigación aplicada o incubadoras de empresas. Así lo hacen en Silicon Valey (California, Estados Unidos), donde se concentran los grandes jugadores tecnológicos como Facebook, Apple, Google, IBM, Netflix, PayPal, CISCO, Webex, HP, Oracle, y algo muy similar sucede en Israel, “the start-up nation”.”

Esto fue escribo por Guillermo Siccardi, habitual columnista del semanario Búsqueda y un militante permanente en favor de un Estado más chico, de lo inconveniente de los subsidios, en contra de los empleados públicos. Eso opina este hombre.

Vuelvo a Hypatia. Ella fue asesinada; una turba de cristianos la lincho en el marco de la hostilidad cristiana contra el declinante paganismo. Fue asesinada en nombre de Dios por los seguidores de Cirilo, que tiempo después -faltaba más- fue declarado Santo por la Iglesia Católica.