EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Música en claridad

La interrogante es si la comunicación del gobierno será tan eficiente cuando las disparidades económicas sean mucho más pronunciadas
02/03/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/03/20210301_MesaComunicacionPolitica-1.mp3
Descargar Audio

En la primera Mesa de Análisis del programa Mejor Hablar de M24 la periodista Rosario Touriño y el sociólogo Federico Irazábal dialogaron acerca del manejo de la comunicación por el presidente Luis Lacalle.

“Como periodista” que es, Touriño advierte un “estilo personalista” de Lacalle y “a la vez muy profesional en el concepto que se entiende como una comunicación profesional, con todo lo que eso conlleva”. Observa entonces “una comunicación muy centrada en el presidente y no tanto en el gobierno”, así como también “un uso de las redes sociales muy marcado y que se corresponde con una tendencia (…) a desdoblar las cuentas de la institución Presidencia respecto de las cuentas individuales del presidente”.

A partir del manejo público y mediático de Lacalle, continuó Touriño, “estuve pensando en Mujica, evidentemente, inclusive ha habido por ahí comparaciones” entre ambos, pero “a Mujica lo veo más con un liderazgo parecido a los de los años ́50, él usa la radio (…) sin dudas no es un ícono representante de las nuevas tecnologías, que no las sabe usar, nos consta”.

El exmandatario frenteamplista “dejaba como mucho más librada a la improvisación, porque es su forma de ser”. Y si bien “tanto Lacalle Pou como Mujica manejan aspectos emocionales, en el caso de Lacalle Pou veo que utiliza muchas técnicas de liderazgo empresarial, el emprendedurismo, todas esas técnicas de coaching”. A la par, resaltó la periodista, “también tenemos que ver cómo es la política partidaria hoy en día, donde muchas veces no se evalúan tanto los programas políticos como las personas, un factor que me preocupa porque la gente no evalúa tanto la densidad de los programas políticos” sino que “estamos todos en una especie de ranking de evaluación, la medición continua de los indicadores de opinión pública”.

En materia de vínculos entre el oficialismo y las empresas del rubro medios “capaz que estamos retornando a algo que históricamente siempre se dio, el famoso tema de las licencias” para usufructuar señales y frecuencias de aire. Se habla de “cierto retorno de determinados dineros hacia los canales de televisión. Siempre hay nexos del poder oficial con los grandes medios, y siempre hubo una mayor afinidad de los partidos tradicionales, fundacionales, con los grandes medios de comunicación, por lo menos con la televisión abierta tradicional”. Es decir que “hay como una afinidad natural, un poco por la extracción que tienen los canales en la historia, y la relación con determinada propiedad de establecimientos agropecuarios” y “determinadas cuestiones que tuvieron que ver con el periodo dictatorial”.

Luego Touriño habló de algunas idas y vueltas comunicacionales del oficialismo, del manejo de ciertos anuncios y des-tiempos para estos. Consideró que “la eficiencia en la comunicación del presidente creo que a veces puede revertir esos errores” dado que Lacalle “es rápido de reflejos, entonces eso, por ahora, la comunicación, está alcanzando”. Sin embargo, planteó como disparador, “la gran pregunta es si en base a marketing político, cuando las disparidades sean mucho más pronunciadas y tengan que ver con lo económico, si la comunicación va a poder ser tan eficiente”.

Irazábal, por su parte, destacó que Lacalle “es el primer presidente con Twitter o en Twitter que tenemos” en Uruguay. Agregó que representa “la híper personalización de la política” y recordó que este aspecto “ya viene acompañado desde el proceso electoral”. En rigor, “la comunicación electoral de Lacalle Pou fue un factor clave de todo su posicionamiento”.

En esa dimensión de su acción pública “la construcción de su imagen, de lo que sería el personaje Luis Lacalle Pou, está muy cuidada” y el presidente “ha dosificado su presencia muy inteligentemente, aparece y se retrae” según lo que convenga a esa construcción de imagen. Es así que Lacalle “generalmente aparece para cabecear y hacer el gol”, mientras que, por el contrario, “cuando hubo momentos donde la tormenta movió el barco, se mantuvo, se replegó” y “aparecieron otras figuras que lo contuvieron”.

Irazábal ve que “el principal parteaguas” comunicacional en el entorno presidencial “es entre comunicación política y marketing político”. Con Lacalle “hay un manejo del marketing político” que en los años previos “no existió, al menos tan deliberadamente. Mujica tenía el suyo de cierta forma, pero Vázquez no lo tenía, evidentemente, y no lo manejaba para nada”.

Respecto del manejo público de la pandemia “Lacalle asume esa gestión y creo que la asume bien, administra bien la comunicación en ese sentido, lo que es la comunicación de riesgo y la de crisis, ofrece certezas, designa rápidamente un equipo técnico constituido en el GACH. Jugó muy bien en ese sentido, balanceó muy bien la comunicación política de la gestión de la pandemia y la parte técnica, las separó bien, y entró y salió las veces que hubo que hacerlo”. Y en cuanto a las apariciones y participaciones de los ministros, también “hay un proceso bastante estudiado y cuidado”, apuntó.



Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/m24/public_html/wp-includes/functions.php on line 4757