˂ Volver a Portada

La alta política de las potencias centrales no se animó a pechar con la propiedad del conocimiento para colectivizar la producción de vacunas

Escuchar


En su espacio de reflexiones en M24 el expresidente José Mujica saludó el Día Mundial de la Libertad de Prensa resaltando la labor del periodismo contra “las argucias del poder” y fustigó a “la alta política” global por su omisión en no “colectivizar las patentes” para que “todos los laboratorios con capacidad de hacer vacuna multiplicaran la producción” rápidamente.

Mujica destacó que este lunes 3 de Mayo es “un día de reconocimiento a la importancia del periodismo” por ser Día Mundial de la Libertad de Prensa “y el periodismo en estas circunstancias, muy frecuentemente, tiene que soportar las argucias del poder utilizando la economía, utilizando los teléfonos, utilizando la amenaza y utilizando la necesidad, porque los periodistas son seres humanos que necesitan vivir, familias por delante que dependen de ellos y que no son dioses, y como tal, deben de procurar, de mantener, de sostener su fuente de trabajo, porque por un lado tienen el objetivo de la libertad y por otro lado tienen la evidencia y la presión de la necesidad. Vaya dicho esto porque conozco la historia en Nuestra América Latina, en nuestro país: la historia de los teléfonos, de las presiones sobre los centros de dirección, la historia del cerco económico. Las dictaduras aplastan al periodismo independiente; las democracias, suelen enfermar de estabilidad y de seguridad. Vaya hoy mi reconocimiento particular” saludó.

Después el exmandatario retomó los temas derivados de “la pandemia”, la cual “ha dejado dos evidencias a nivel del mundo” y la primera radica en “lo que ha demostrado la ciencia” al producir “en tiempo récord una enorme cantidad de vacunas como un escudo de defensa de la salud de la población” global; “pero a su vez (…) como un enorme capítulo negativo (…) la política ni por asomo ha estado a la altura de la Humanidad del siglo 21” ya que “se necesitaban fuertes decisiones globales” en la dirección de “haber colectivizado las patentes, el conocimiento para que todos los laboratorios con capacidad de hacer vacuna multiplicaran la producción en el menor tiempo posible”. “Pero esto suponía enfrentar la propiedad del conocimiento y la alta política de las potencias centrales no se animó, no es que no lo hayan visto, no se animó a pechar con el horcón del medio de la propiedad del conocimiento; las consecuencias están a la vista: miles y miles y miles de muertos, más los efectos penosos de la economía en el mundo entero porque este proceso pandémico es larguísimo en el tiempo”.

Además, señaló Mujica, “también falló (…) la alta política” al empujar de hecho a “cada país” a tener que “arreglárselas” como pudiera “y por su cuenta”, con lo que también “se le terminó haciendo el juego a las grandes empresas que transformaron la necesidad de vacunas en un negocio infame, donde la famosa transparencia quedó por el camino, de lado, donde la guerra de intereses está a la vista, por encima de la defensa de la vida”. “¿Se acordará Francia, que tanto le arrancó en la historia a Haití, será capaz de ayudarla?”, se preguntó ejemplificando los intereses y poderes centrales.

Correlativamente, lamentó, “en los planos domésticos, de los países, las fallas de la política han sido notorias, desde las recetas del señor Trump a las recetas de Bolsonaro” entre otros ejemplos que mencionó, mientras que en Uruguay “el gobierno y la sociedad, todos nosotros, nos confiamos y en demasía; y no eran las recomendaciones de la ciencia (…) cuando en febrero los científicos nos alertaron” acerca de “lo que se venía”, pero igual “se terminó confiando en el milagro imposible de las vacunas”. De esta manera “la libertad fue renunciamiento a luchar y la responsabilidad se terminó transformando en entierros”, graficó el expresidente. “Se pudo haber evitado el aumento excesivo de los contagios, y se pudo haber aminorado considerablemente el nivel de muertos”, aseveró Mujica. “No fracasó la Humanidad, fracasó la política”, recalcó el líder del MPP.

A partir de este capítulo internacional que representa la pandemia, Mujica reiteró su preocupación en torno al futuro cercano del ecosistema planetario y para ello formuló “esta pregunta: los fenómenos globales inevitables, como el cambio climático, la amenaza del holocausto ecológico, ¿la Humanidad la va a enfrentar con esta cabeza de la política?”, interrogó.