EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Juan Pablo Labat sobre la Ley de Urgente Consideración del gobierno entrante: el análisis de cada párrafo muestra el sesgo de clase
05/02/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/02/20200205-labat.mp3
Descargar Audio

En su columna semanal en InterCambio el director Nacional de Evaluación y Monitoreo del Mides, Juan Pablo Labat, inició su análisis político del anteproyecto de Ley de Urgente Consideración del gobierno electo.

Labat subrayó que “esto todavía no es una Ley” sino apenas “un borrador” presentado “en enero”, es decir “cuando todo el mundo está mirando para otro lado”, como suele suceder en Uruguay para colocar temas en el menú político sin generar mayor revuelo. Por lo tanto, ese texto tendrá cambios.

En términos generales, “en este proyecto no hay demasiadas sorpresas” como han expresado varios referentes políticos “y eso es verdad”, pero también “viene condimentado con lo específico” de cada tema incluido y para adquirir conocimiento pleno de todo esto “hay que tomarse tiempo”.

Asimismo, el sociólogo considera conveniente y aun necesario “leerlo interdisciplinariamente” para captar a cabalidad sus entrelíneas y su complejidad temática “a nivel transversal”, ya que es un articulado aparentemente abigarrado pero conceptualmente coherente.

En perspectiva y con vistas a la acción política desde la izquierda en el periodo que comienza, “se abre una discusión de carácter más estratégico” en torno a si el rumbo correcto pasa por confrontar la totalidad de la Ley o solo los “tres o cuatro” aspectos más antipopulares y antidemocráticos.

De todos modos, más allá del contenido, la técnica legislativa implícita en el texto no es muy alentadora en cuanto al espíritu con que fue gestado. “Cuando el Ejecutivo se mete adentro de la casa del Legislativo y no dialoga”, lo que hace “es llevarse al Parlamento con el poncho” e imponer “una cierta forma de política de hechos consumados, de política de facto”.

El columnista recordó que el gobierno electo lo fue “con menos del 50%” del voto ciudadano y advirtió que aun así “mete una Ley que violenta el funcionamiento democrático”, tratándose de “una Ley metida por la ventana que se prohíbe discutirla” al usarse el procedimiento de urgencia.

Al mismo tiempo, en lo más general de los contenidos del anteproyecto, sobresale nítidamente “el sesgo de clase” expresado en el beneficio a los más privilegiados y el perjuicio a los más vulnerables y menos poderosos.

“El análisis de cada párrafo de la Ley muestra el sesgo de clase”, recalcó, pudiéndose prever, por ejemplo, que “el policiamiento” extendido que allí se establece derive, entre otras consecuencias, en expulsar del centro y de los barrios más céntricos a las personas que viven en situación de calle.