José Olivera, de Fenapes: “la administración debería tener un protocolo que transmita garantías a las familias” para el retorno del alumnado a las aulas
25/05/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/05/20200525-OLIVERA.mp3

Entrevistado en InterCambio el dirigente de Fenapes José Olivera informó que los docentes han sido “totalmente ajenos” a la definición oficial del cronograma de retorno a clases y denunció “la construcción de un relato plagado de falsedades para justificar el avance sobre la Educación Pública”.

Olivera confirmó que los docentes y trabajadores de Secundaria en general estuvieron “totalmente ajenos a la elaboración” del cronograma de retorno a clases anunciado el jueves pasado por el presidente, Luis Lacalle Pou. No hubo “nada” de consultas con los profesores, “esto se manejó en absoluta reserva” entre la cúpula del Codicen y el Poder Ejecutivo, confirmó.

Reiteró el concepto de que los docentes de todos los niveles de enseñanza “partimos de la base de que el hecho educativo es presencial”, punto que los profesores transmitieron a las autoridades junto a la idea de que en esta situación “no podemos” considerar que exista “deserción” estudiantil, así como les expresaron su convicción de que “la administración debería tener un protocolo” de prevenciones “que transmita garantías a las familias”.

Reflexionó sobre el hecho de que “los tiempos políticos no coinciden con los tiempos educativos” y valoró que “anunciar que el 25 todos” vuelven a clases “fue una cuestión muy muy impregnada de exitismo” en el gobierno.

Luego repasó la diversidad de contingencias y cuidados a implementar antes de proceder efectivamente al reinicio de clases en los centros, incluyendo el receso de julio para cumplir el periodo de exámenes.

Aseveró que el carácter voluntario del retorno a las aulas “es el gran drama que tenemos con esta realidad que define el gobierno”, porque esta modalidad extrema “el desdoblamiento de las tareas” de los docentes.

En cuanto a la medición oficial del contacto entre alumnos y docentes a través de medios digitales, Olivera advirtió que “hay un problema de sistematización de la información”. Recordó que “desde el día 1 sabíamos que con las plataformas (…) no íbamos a llegar al 100% del estudiantado”.

Denunció que “también hay una intencionalidad política” desde el gobierno para “invisibilizar el trabajo de vínculo pedagógico” que desarrollan los profesores y “las organizaciones” que los representan. Esa intencionalidad tiene como objetivo “hacer invisible la acción política colectiva (…) que también incluye la acción educativa” y comprende “el vínculo con el estudiante” para saber “si tiene ropa” o necesita “un plato de comida”.

Esa orientación oficial se inscribe en una estrategia que no comenzó con la pandemia, dado que “parte del ataque a la educación pública comienza con el ataque a los trabajadores y sus organizaciones”; determinados medios de comunicación orquestan la campaña de descalificación junto a actores académicos que actúan como “mercenarios de la educación”, fustigó. “Los intereses que defienden son los intereses del sector corporativo privado que tiene intereses en la educación”, resumió al respecto el dirigente docente.

En definitiva, se trata de “la construcción de un relato plagado de falsedades para justificar el avance sobre la Educación Pública” con el objetivo de la “eliminación del Sistema Nacional de Educación Pública”.