EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Info24

Instituto de Derechos Humanos asegura que el diálogo con el gobierno es «correcto» menos con Larrañaga
09/09/2020
Descargar Audio

«Nosotros vamos a seguir haciendo el trabajo que tenemos que hacer. Con la gran mayoría de los organismos del Estado tenemos un trato muy profesional, muy correcto, porque además asesoramos, participamos en actividades de difusión de derechos humanos. Esto es una situación muy excepcional», dijo a InterCambio Wilder Tayler, presidente del Instituto Nacional de Derechos Humanos (IDDHH).

Días atrás, el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, dijo que no seguirá las recomendaciones del organismo porque «están viciadas de un flechamiento ideológico y político; es más, estamos analizando la posibilidad de pedir la declaración de inconstitucionalidad de la institución».

Respecto a esto, el presidente del INDDH, Wilder Tayler, recordó a InterCambio que lo sucedido con el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, fue que en la primera semana de su gestión se le solicitó una entrevista al mismo tiempo que había un flujo importante de denuncias que llegaron a la institución.

«Alrededor de 26 denuncias de incidentes, importantes, que parecía una tendencia de un estilo un poco fuerte de la Policía en la calle, sobre todo con gente joven. Eso salió en las redes y la gente lo denunció (…) Pedimos una reunión para conversar y él dijo a través de los medios de comunicación que no nos recibía», explicó Tayler.

El jerarca agregó que Larrañaga plantea el tema de la inconstitucionalidad en las circunstancias de que el INDDHH declara que la Policía hizo un uso excesivo de la fuerza en un operativo en el barrio Malvín Norte de Montevideo.

«En todos los ombúdsmanes es así, tienen un peso técnico y moral. Uno tiene que elaborar mucho las recomendaciones (…) lo que es nuevo es este anuncio es que no respetará las recomendaciones. Eso es grave, porque, en primer lugar, nosotros somos un organismo del Estado. Somos parte de la institucionalidad de este país», acotó.

Asimismo, el presidente del INDDHH sostuvo que esta posición del ministro puede provocar repercusiones negativas para todos.

«Uruguay tiene un enorme prestigio internacional, construido ladrillo a ladrillo, por todos los gobiernos que estuvieron en este país, desde que se recuperó la institucionalidad siempre hubo políticas de Estado en materia de derechos humanos a veces más determinadas, a veces menos. En Naciones Unidas, en temas como la defensa de los derechos de los niños, como los defensores de los derechos humanos y la desaparición forzada. Uruguay ha tenido un rol muy importante. Este tipo de pronunciamientos erosionan y desgastan la imagen de nuestro país en las instituciones internacionales», indicó.

Además, subrayó que la creación del instituto que preside fue creada hace doce años «en bloque, por unanimidad» de los parlamentarios.

«Durante años, cuando hicimos recomendaciones, y a veces críticas, al gobierno anterior, a veces causaba molestia, pero éramos capaces de mantener un diálogo, a veces fuerte, pero era de conceptos, lo cual es normal», añadió.

«Nosotros vamos a seguir haciendo el trabajo que tenemos que hacer. Con la gran mayoría de los organismos del Estado tenemos un trato muy profesional, muy correcto, porque además asesoramos, participamos en actividades de difusión de derechos humanos. Esto es una situación muy excepcional», dijo a InterCambio Wilder Tayler, presidente del Instituto Nacional de Derechos Humanos (IDDHH).

Días atrás, el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, dijo que no seguirá las recomendaciones del organismo porque «están viciadas de un flechamiento ideológico y político; es más, estamos analizando la posibilidad de pedir la declaración de inconstitucionalidad de la institución».

Respecto a esto, el presidente del INDDH, Wilder Tayler, recordó a InterCambio que lo sucedido con el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, fue que en la primera semana de su gestión se le solicitó una entrevista al mismo tiempo que había un flujo importante de denuncias que llegaron a la institución.

«Alrededor de 26 denuncias de incidentes, importantes, que parecía una tendencia de un estilo un poco fuerte de la Policía en la calle, sobre todo con gente joven. Eso salió en las redes y la gente lo denunció (…) Pedimos una reunión para conversar y él dijo a través de los medios de comunicación que no nos recibía», explicó Tayler.

El jerarca agregó que Larrañaga plantea el tema de la inconstitucionalidad en las circunstancias de que el INDDHH declara que la Policía hizo un uso excesivo de la fuerza en un operativo en el barrio Malvín Norte de Montevideo.

«En todos los ombúdsmanes es así, tienen un peso técnico y moral. Uno tiene que elaborar mucho las recomendaciones (…) lo que es nuevo es este anuncio es que no respetará las recomendaciones. Eso es grave, porque, en primer lugar, nosotros somos un organismo del Estado. Somos parte de la institucionalidad de este país», acotó.

Asimismo, el presidente del INDDHH sostuvo que esta posición del ministro puede provocar repercusiones negativas para todos.

«Uruguay tiene un enorme prestigio internacional, construido ladrillo a ladrillo, por todos los gobiernos que estuvieron en este país, desde que se recuperó la institucionalidad siempre hubo políticas de Estado en materia de derechos humanos a veces más determinadas, a veces menos. En Naciones Unidas, en temas como la defensa de los derechos de los niños, como los defensores de los derechos humanos y la desaparición forzada. Uruguay ha tenido un rol muy importante. Este tipo de pronunciamientos erosionan y desgastan la imagen de nuestro país en las instituciones internacionales», indicó.

Además, subrayó que la creación del instituto que preside fue creada hace doce años «en bloque, por unanimidad» de los parlamentarios.

«Durante años, cuando hicimos recomendaciones, y a veces críticas, al gobierno anterior, a veces causaba molestia, pero éramos capaces de mantener un diálogo, a veces fuerte, pero era de conceptos, lo cual es normal», añadió.