97.9 fm MVD

102.5 fm Maldonado

˂ Volver a Portada

Seguridad Pública

Identifican a la hidrovía como salida de la nueva ruta de la cocaína, con activa participación de uruguayos

Logo de M24 en blanco

20220527/Pablo Vignali/ URUGUAY/ MONTEVIDEO/ Oficial de policía en el centro de Montevideo.

La hidrovía Paraguay-Paraná fue señalada en las últimas reuniones de todos los organismos especializados en narcotráfico como el gran espacio logístico para los cárteles de cocaína. La rápida expansión del Primer Comando Capital (PCC) sobre la zona sur del continente alertaron a las autoridades. Hay participación activa de uruguayos.

Según la investigación del diario argentino La Nación, publicada este jueves 16, el uruguayo Sebastián Marset integraba una organización delictiva que traficaba drogas y lavaba dinero de esas actividades. Recuerda el texto que recibió su pasaporte uruguayo en Dubai, luego de su detención por ingresar a Emiratos Árabes Unidos con pasaporte falso paraguayo.

En mayo, una investigación del semanario Búsqueda informa que los ministerios de Relaciones Exteriores e Interior cruzan responsabilidades por la entrega del pasaporte. En Dubai, Marset solicita este documento a la embajada uruguaya el 28 de octubre. Se lo entregan el 25 de noviembre, indica la publicación.

En 2013, identificaron a Marset como el receptor de un cargamento de drogas trasladada por el tío del presidente paraguayo, Horacio Cartes. En 2020 fue indicado como principal sospechoso de la amenaza de muerte a la fiscal Mónica Ferrero. Actualmente lo busca Interpol.

Para el informe de La Nación publicado este año, Marset es “el hombre que maneja los hilos de la ruta fluvial”. “Lo vemos como una especie de gerente de la hidrovía”, aseguró el jefe de los fiscales antidrogas de Paraguay, Marco Alcaraz.

Por otra parte, la investigación periodística consigna que el Primer Comando Capital opera en la hidrovía. “En tres años, Paraguay pasó de ser el productor más importante de marihuana del Sudamérica a concentrar la salida de la cocaína del continente”, afirmó La Nación. Los paraguayos sufrieron en carne propia el problema: el 10 de mayo fue asesinado el fiscal de Crimen Organizado de ese país, Marcelo Pecci.

Por este motivo, las organizaciones policiales del Mercosur se reunieron para organizar algún tipo de sistemas de alerta frente a la expansión del PCC en la región. Los controles sobre los ríos Paraná y Paraguay son el aspecto fundamental del problema, pero el artículo menciona al departamento de Soriano.

“Allan de Abreu, periodista de investigación de la revista Piauí, señaló que la vía fluvial es ampliamente utilizada para transportar cocaína boliviana y peruana a Uruguay, y de allí a Europa”, aporta el artículo.

Otro de los aspectos relevantes es el control en los puertos, en especial las terminales fluviales tercerizadas. Menciona específicamente a la empresa PTP Group, de capitales argentinos, que gestiona varios puertos en la hidrovía analizada y que, además, opera en Nueva Palmira (Colonia) y Montevideo. Consultados por La Nación, los voceros de la empresa recordaron que las investigaciones en Paraguay finalizaron porque no encontraron evidencia de acciones ilegales, ni las investigaciones en la justicia argentina que impulsó la diputada opositora Elisa Carrió.