EN VIVO

El Viaje

Hugo Yasky, secretario de la CTA: en el sentido común de la mayoría resulta lógico que los sectores que han acumulado una renta extraordinaria aporten más al fisco
28/04/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/04/20200428-yasky.mp3
Descargar Audio

Entrevistado en InterCambio el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y diputado nacional Hugo Yasky, habló del impacto de la pandemia en la economía y el trabajo del país y defendió la política social, nacional y popular del gobierno de Alberto Fernández, incluyendo la decisión de gravar más a 1.500 grandes fortunas.

Yasky explicó que “a pesar de que hay un decreto presidencial” vigente “por seis meses” que “prohíbe los despidos” durante la emergencia por la pandemia, “tenemos pese a eso una mitad de la fuerza laboral” que al desempeñarse en la informalidad está “profundamente impactada por la parálisis económica forzosa”. Por lo tanto, hay en Argentina “mucha gente que hoy sobrevive por la asistencia social”, estatal y propiamente social.

Y las proyecciones no son más alentadoras que el presente, ya que por ejemplo “la OIT calcula que se van a perder en el mundo 195 millones de puestos de trabajo” por la paralización económica. Entonces “vamos a tener a la salida de esta crisis una situación durísima” en economía y empleo. En lo inmediato y para sostener el día a día de millones, “el gobierno está haciendo un gran esfuerzo, pero es necesario avanzar mucho más”, apuntó.

Después destacó “el apoyo” popular masivo “que tiene esta propuesta de generar un gravamen de emergencia por única vez a las grandes fortunas personales”, para destinar esa recaudación a cubrir la emergencia social. Se aplicaría a “un universo de unas 1.500 personas” que son “poseedores de grandes fortunas”, por lo tanto “el porcentaje” de la población “es ínfimo”.

“En el sentido común de la mayoría de la gente resulta lógico que estos sectores que han acumulado una renta extraordinaria aporten” más al fisco en forma especial, lo que produciría unos “3.500 millones de dólares”.

La simultánea campaña mediática contraria a esa medida, resulta previsible y natural ya que esos sectores a ser gravados tienen sobrada capacidad financiera para “inundar los medios de comunicación” con discursos sobre las supuestas catástrofes socioeconómicas que generaría dicho gravamen.

Por otra parte, Yasky confirmó que “sí” la CTA respalda “absolutamente” al presidente Alberto Fernández en su política de no priorización del pago de la deuda externa en esta situación. Esto “es imprescindible”, al punto de que dada la situación heredada del gobierno de Mauricio Macri más la virtual parálisis económica por la emergencia sanitaria, el país “no estaría en condiciones” de pagar la deuda “ni con un gobierno de ultraderecha”.

La economía argentina ya estaba medio “paralizada” y totalmente “empobrecida” al asumir funciones el nuevo gobierno peronista, y “ahora lo estamos mucho más”. Por tanto, “no se trata de una opción ideológica” la del presidente sino de que “no hay condiciones, no hay con qué” pagar.

Después, el experimentado dirigente docente saludó a quienes “están en la primera línea de lucha contra esta pandemia”, empezando por “los trabajadores de la Salud” y siguiendo por los “del transporte, la comunicación y tantos otros”. A todos ellos convocó a que “estrechemos filas en torno a (…) la unidad de los argentinos para no sucumbir ante las presiones” de los sectores sociales que reclaman a Fernández seguir en Argentina “el camino de (el presidente Jair) Bolsonaro en Brasil”.

La posición del gobierno argentino “interpreta” correctamente el sentir “de los trabajadores” en cuanto a “primero preservar la vida” y con ello, a “no caer en un darwinismo social” que jerarquice la producción sobre la Salud.

Sobre el futuro, cuando la pandemia de Covid-19 haya quedado atrás, “habrá que generar con producción nacional” y “riqueza genuina” del país “las condiciones para que esto no se convierta en una catástrofe social”.

Finalmente, Yasky se refirió al movimiento sindical argentino y a los límites que perviven para su unificación en forma total y permanente.