EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Elecciones Departamentales

Gustavo González: debemos constituir lo antes que se pueda un frente social para oponerse a esta ofensiva neoliberal
30/01/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/01/20200130-fucvam.mp3
Descargar Audio

Entrevistado en InterCambio el secretario general de Fucvam, Gustavo González, caracterizó el contenido de la Ley de Urgente Consideración del gobierno electo en general y en cuanto al capítulo Vivienda en particular.

En materia de Vivienda, “todos los artículos y propuestas” contenidas en el anteproyecto “son un calco del mandato del ´Consenso de Washington´ de 1989”, señaló González, citando fragmentos de ese documento estratégico del neoliberalismo en cuanto al “´derecho de propiedad entre los pobres´” como forma de desactivar el reclamo social organizado y movilizado.

De hecho, “uno de los artículos” del texto “dice exactamente esto”, es decir que “tenés una casa muy humilde pero ahora tenés un papel que dice que sos propietario”. En “segundo” lugar, la norma proyectada prevé que “va a haber desalojos exprés” para quienes se atrasen en el pago, con lo que se establecen “garantías” al propietario “para sacarte en 48 horas” a la calle.

“Tercero”, enumeró el experimentado dirigente, “van a recrear una vieja idea de Luis Alberto Lacalle” Herrera como “´el Mevir urbano´”, una suerte de programa de viviendas chicas y de muy mala calidad para pobres que cumple con el objetivo de evitar la auto-organización y construcción popular. “Y no hay una sola línea sobre las cooperativas de vivienda”.

“Lo cuarto, que es para preocuparse”, remite a “la ´Ley de Vivienda promovida´”, que al Estado le hizo “perder 1.100 millones de dólares” en exoneraciones fiscales y “se le había puesto unos topes” al precio de venta de las unidades que ahora además “se les quitan”, advirtió el entrevistado.

Remarcó la idea de que “sin un Fondo Nacional de Vivienda” activo y fortalecido con recursos contantes y sonantes, “no hay política de vivienda” real posible en nuestro país. Y la línea de Vivienda que se lee en el anteproyecto “es un mandato del neoliberalismo a nivel internacional”.

Entonces, para el movimiento popular en general y “para el movimiento cooperativo” en particular “se vienen tiempos muy complejos con esta Ley”, cuyos contenidos demuestran que “este gobierno” entrante “es muy consciente de que va a venir un ajuste” producto de su programa, en función del cual “Uruguay no se va a salvar del capital mundial”.

Alertó también en esa dirección contra el concepto de “huelgas políticas” nombrado en el texto presentado la semana pasada por Luis Lacalle Pou, concepto más inquietante aún porque no define en qué huelgas se aplica.

Asimismo “se va a amparar a los carneros” por la función de desactivación y desmovilización que cumplen en huelgas, paros y conflictos obrero-patronales en general, “porque en definitiva lo que quieren amparar es el derecho al capital”. Del mismo modo, los redactores de la norma proyectada “hablan de piquetes, pero no definen los piquetes”, que a la postre podrían ser cualquier reunión colectiva en cualquier espacio público.

Es así que todas las modificaciones y previsiones “tienen ribetes represivos y lo esconden en el tema manido de ´la violencia ciudadana´”, con lo que “en este marco, para el movimiento popular está muy difícil” el panorama y “ellos son conscientes de esto, por eso la Ley de Urgente Consideración”.

Ante semejante perspectiva, desde el pueblo y por abajo “debemos constituir lo antes que se pueda y con la debida maduración, un frente social para oponerse a esta ofensiva neoliberal”, indicó González.

Subrayó después que más allá de diferencias menores, rencillas por espacios y elementos “díscolos” como Guido Manini Ríos, la llamada ´coalición multicolor´ va a actuar unida a la hora de la verdad. “Estos sectores son afectos a populismos y a la defensa del gran capital también”.

Más adelante abordó el capítulo Seguridad de la ´Ley de Urgencia´ y advirtió que expresa una concepción netamente represiva, que apunta a “la mano dura”, una orientación que “no funcionó” en ningún país ni región del mundo y que por el contrario, solo empeoró la situación en todos lados.

En el último tramo de la entrevista, el dirigente cooperativista contó cómo se encuentra el movimiento en materia de crecimiento y proyección social. “Solamente en el plenario de cooperativas sin tierras tenemos 50 cooperativas en Montevideo”, además de las conformadas “en el Interior”.

Luego continuó desarrollando la idea expuesta durante toda la nota del carácter “contra-hegemónico” del movimiento cooperativo de vivienda por ayuda mutua, además de su esencial racionalidad porque construye “a demanda real” de familias que necesitan viviendas y se organizan en forma colectiva para planificarlas y edificarlas con su trabajo y compromiso, generando territorialidad, tejido socio-cultural y ciudadanía consciente.