«Guaidó no representa absolutamente nada, no dirige ni una junta de condominio»
10/09/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/09/200909-02-TELE-VENEZUELA-PUESTA-A-PUNTO-1.mp3

«Vamos a tener un Parlamento que va a ser, a mi juicio, desde el punto de vista estadístico, variopinto, con muchísimas tendencias y corrientes que van a convivir. Esto favorece y fortalece la democracia bolivariana», señaló a Sputnik el diplomático venezolano Angel Torterolo sobre las elecciones legislativas de diciembre.

A diferencia de Chile, República Dominicana y Bolivia que modificaron la fecha de las elecciones por la pandemia, hasta el momento la fe ha del 6 de diciembre se mantiene para elegir una nueva Asamblea Legislativa en Venezuela.

La discusión en todo caso, apuntó Tortolero, es si se hace en dos jornadas. Se maneja la opción de realizarlas entre el 6 y 7 de diciembre. Para entonces, se espera que haya observadores tanto de la Unión Europea (UE) como de la ONU, algo que incluso está reclamando el líder opositor y excandidato presidencial Henrique Capriles.

«Ahora estamos esperando. El Consejo Nacional Electoral (CNE) extendió las invitaciones tanto a la ONU como a la UE. Esperemos que atiendan el llamado», expresó el también profesor titular de la Universidad Experimental Rómulo Gallegos.

En los últimos días el encargado de la diplomacia de la UE, el excanciller español Josep Borrell, afirmó estar dialogando con el oficialismo y la oposición la posibilidad de crear “nuevas garantías electorales”.

El camino del diálogo

En estos comicios participarán el oficialismo y varios grupos opositores, entre ellos los que aceptaron negociar con el Gobierno en marco de las mesas de diálogo de Noruega y Barbados, en alusión a los países donde se desarrollan.

«Tenemos cuatro años de una discusión entre Oslo y Barbados, y la Mesa Nacional, como así fue llamada, recogió su intención», explicó el diplomático. Dentro de los acuerdos alcanzados estaba designar nuevos miembros del CNE.

Actualmente su directorio de cinco personas está compuesto por «dos que provienen de la oposición y dos del sector revolucionario. El CNE convoca elecciones obligatorias de carácter constitucional y esa oposición se abocó a ir a las elecciones», explicó.

Desde que hace una semana el presidente, Nicolás Maduro, liberó y/o indultó a más de un centenar de personas, Capriles reapareció en escena, avalando esta decisión y asegurando que realizó gestiones ante gobiernos como el de Turquía para lograr ese objetivo.

Capriles calificó a Guaidó, como alguien que «juega a ser presidente por internet» y exhortó a Europa para que envíe una misión para los comicios.

El opositor inscribió a su nuevo partido, La Fuerza del Cambio, para competir en diciembre con 277 candidatos en todo el territorio.

¿Cara o ceca?

Consultado sobre esta situación, Tortolero contestó «con una tesis personal que es casi una denuncia: la oposición es una sola, una sola moneda que tiene dos caras y que juega siempre en varios tableros, y está jugando en dos en este momento».

Por un lado, «una oposición guerrerista, ofuscada, comprada (…) que cree que la solución es mágica, que un dia iba a apagar la luz en Venezuela y se iban a llevar a Nicolás Maduro y a todos los bolivarianos, chavistas y gente de izquierda de este país, y al día siguiente iba aparecer un país nuevo con un presidente nuevo».

«Ese es un sector al que le vendieron esa tesis desde la Asamblea Nacional, que comanda Juan Guaidó», indicó.

Pero se produjo una ruptura que hizo posible los diálogos de Oslo y Barbados y la creación de la Mesa Nacional. «Hay un sector que rompió con Guaidó porque los dejaron fuera de las negociaciones», explicó Tortolero.

Según denunció, mientras Guaidó y sus principales colaboradores «cobraban 5.000 dólares, subvencionados supuestamente por capitales extranjeros, pero que en realidad ese era dinero de nuestro Estado sacado del extranjero, había otro grupo de diputados a los que le daban 100 dólares solamente mensuales».

«Ese grupo de los pobres, diputados de las provincias, del interior, se sublevaron contra los primeros y lograron ponerle la mano este año a la Asamblea Nacional. Lograron ganar la presidencia de la Asamblea, la que está vigente. Con ella se ratificaron los acuerdos que se venían hablando», resumió.

La moneda está en el aire

Para Tortolero, Capriles «está jugando a dos caras. Hay visiones distintas en cuanto a la estrategia para ocupar el poder, pero juegan una con otra».

Al sector de Capriles, «que podemos llamar más democrático», le conviene hacer silencio y combatir al otro sector, señaló.

«Pero generalmente están aliadas desde el mismo momento que Guaidó se autoproclamó presidente».

El académico venezolano sentenció que a un año y medio de aquel intento de usurpación presidencial promovida por EEUU, «Guaidó no representa absolutamente nada, no dirige ni una junta de condominio. Es un peligroso agente del imperio que viene a contravenir toda norma y proceso legal en Venezuela, a causar conmoción social y traer más muertos».

Finalmente, afirmó que «nadie puede decir que Maduro es un dictador, es una necedad, una estupidez. Qué dictador va a liberar a 100 políticos presos, delincuentes todos, procesados por delitos comunes, y los suelta en nombre de la paz. Quiere decir que la mesa de Oslo, la mesa nacional, está dando fruto».

«Y aquí la oposición tiene amplio margen para desarrollarse. Si es verdad que tiene 80% que venga a estas elecciones y lo demuestre con votos», remató.