Giovanni Escalante, de OPS: en Uruguay 65 personas adultas de cada 100 son obesas o tienen sobrepeso; crecen obesidad y sobrepeso en niños y adolescentes
23/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/20200623-OPS.mp3

Entrevistado en InterCambio el representante en nuestro país de la Organización Panamericana de la Salud, Giovanni Escalante, resaltó la importancia para la Salud del etiquetado frontal de alimentos y destacó el éxito del abordaje uruguayo en la prevención de la pandemia de Covid-19.

Escalante elogió a nuestro país porque aquí “ha sido un proceso muy participativo, con mucho diálogo” el de la definición del etiquetado frontal de productos alimenticios y “se ha ido tomando en cuenta la evidencia”.

En el contexto de “epidemia de obesidad y sobrepeso que hay en Uruguay y América Latina”, resulta adecuado e idóneo “el octógono” identificador en los envases de productos alimenticios excedidos en azúcares, grasas y sodio, ya que el consumidor “en 23 segundos toma la decisión de compra”.

En este asunto “el peso de la evidencia es muy importante” y claramente “esto beneficia a la población”, considerando además el costo financiero de las consecuencias generadas por esos productos en la Salud humana. En este sentido Escalante apuntó que “en América Latina los efectos de atender estas personas están costando 1,4, 1,5 del PBI” y “en Europa 2%”.

Lo ejemplificó informando que “en Uruguay estamos encontrando que 65 personas adultas de cada 100 son obesas o tienen sobrepeso”, así como “también hay obesidad y sobrepeso en los niños y en los adolescentes”.

Después el entrevistado habló del abordaje del Covid-19 y ponderó que “han sido medidas ejemplares por su integralidad” las adoptadas “desde el más alto nivel de gobierno” y de varias formas, como “dando información clara, transparente” al punto de lograr un “éxito que ha sido visto desde todos los países del mundo”; asimismo “haber utilizado rápidamente a la academia”; también haber generalizado “los test” en base al trabajo “del Pasteur y la Udelar” y además haber dispuesto “reservas de contingencia”.

En la misma dirección fue muy importante la capacidad de la gente en general de “cumplir” con las prevenciones sanitarias y en virtud de ello “no fue necesario una medida coercitiva”. Fue relevante también tener “una población menor” en cantidad y “una dispersión geográfica que no tienen otros países”, o sea, el ser un país con “baja densidad poblacional”, explicó.

“Sin embargo no hay que bajar la guardia, hay que estar atentos a los conglomerados de casos” como el registrado en Treinta y Tres durante el fin de semana pasado y “evitar esa falsa sensación de seguridad y de éxito”.

“No hay que aflojar” porque en adelante “nunca más va a haber una anterior normalidad” sino que “va a haber una nueva realidad”. Recordó que “la pandemia se ha trasladado a América Latina” y tanto es así que “la mitad de los casos” del mundo “está ocurriendo” en esta región americana.