Gilberto Martínez, dirigente de la CUT colombiana: en Colombia no existe proceso de redistribución de la riqueza
07/02/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/02/20200207-colombia.mp3

Entrevistado en InterCambio el sindicalista Gilberto Martínez, dirigente de la CUT colombiana, explicó la situación política en este país del norte sudamericano y describió la dinámica del conflicto social con un gobierno ultraderechista que apuesta a ahondar el neoliberalismo y la represión.

Martínez contó que “en este momento nos debatimos entre la violencia, la corrupción y la profundización del modelo neoliberal”, pese a que en los años anteriores “creíamos que podía minimizarse un poco con la firma de los acuerdos” de paz “con la insurgencia. Mas sin embargo pasamos de un gobierno de derecha a uno de extrema derecha (…) aliado al de derecha”.

Entonces “este gobierno” presidido por Iván Duque “no ha querido implementar esos acuerdos” con las FARC “y hoy se ha revivido esa violencia que alimenta a esos sectores de extrema derecha que siempre han gobernado bajo el acompañamiento del paramilitarismo”. Como consecuencia de ello, “los asesinatos de los líderes” sociales y “el deterioro de la democracia, ha ido creciendo de manera permanente” y cotidiana.

Al mismo tiempo, “el otro problema que tenemos es la corrupción”, que devino “el artículo de consumo popular diario” en un país donde el poder real “se roba todo”. Esto comprende “desde la clase política, los estamentos gubernamentales y las empresas privadas”, lo que “ha ido generando una situación muy crítica” para el Estado y la sociedad, en tanto que “la impunidad conlleva que esos procesos de corrupción quedan en el aire”.

“Y el tercer elemento es la profundización de ese modelo económico neoliberal que precariza la calidad de vida de la población y de los trabajadores”, al punto de que “el país sigue siendo el de mayor desigualdad en América Latina después de Haití, junto con Haití”. En Colombia “no existe proceso de redistribución de la riqueza”, ejemplificó.

Todo ese cuadro “ha generado un gran descontento” social hasta que finalmente, hacia noviembre último, “se produjo ese gran estallido social” que liberó una buena parte de lo que el pueblo “tenía reprimido”. Así, éste “le perdió el miedo al miedo” pese a la respuesta gubernamental de amenazas, persecuciones y asesinatos diarios de activistas. “Hoy estamos en esa confrontación y en esa resistencia”, resumió el dirigente de la CUT.