Gabriel Molina: “si hay ollas populares hay hambre y esto no lo está resolviendo el gobierno, lo estamos resolviendo nosotros” en la sociedad
27/04/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/04/20200427-MOLINA.mp3

Entrevistado en InterCambio el dirigente sindical Gabriel Molina, integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, denunció que se libra desde las sombras “una guerra” contra el movimiento sindical y alertó que el gobierno va “a desguazar Antel” como estrategia para “privatizarla”, siendo una muestra de este objetivo la designación de la nueva presidenta de la URSEC, quien era “gerenta general de Movistar hasta que asumió”.

Molina se refirió primero a las amenazas, difamaciones y actos múltiples de bloqueo simultáneo e intimidación contra el PIT-CNT y algunos de sus dirigentes a través de llamadas telefónicas, mensajes por redes sociales y aplicaciones, e incluso el envío de decenas de delivery al mismo tiempo a la sede de la central sindical con pedidos que nunca fueron realizados.

Todo ello “lo venimos estudiando” desde la conciencia de que “estamos en el medio de una guerra” dado que “a nosotros nos han declarado la guerra”, siendo evidente que los actos reseñados y otros “son cosas organizadas”, que desde el movimiento sindical “las estamos investigando” y respecto de las que también “hemos hecho las denuncias” policiales correspondientes.

Un caso que llamó especialmente la atención en la sede de la calle Jackson fue la llegada casi simultánea de “más de 30 compañeros que trabajan como delivery´s llevando cajas de pizza al PIT-CNT” por un supuesto pedido “de Fernando Pereira” que éste nunca realizó. Se trata de “una guerra” oculta contra el movimiento sindical, en cuyo marco “a algunos compañeros de primera línea”, especialmente, “los están persiguiendo”.

Para explicar las posibles motivaciones de esa campaña oculta de intimidación, desinformación y desacreditación, Molina razonó que “el movimiento sindical siempre ha actuado con responsabilidad y firmeza”. Al respecto evocó “la Huelga General” activada el 27 de junio de 1973 contra el Golpe de Estado, “la crisis de 2002” que desencadenó la debacle de la economía y la sociedad, y “cuando hubo que defender las empresas públicas en 1992” del ataque privatizador con la Ley de Empresas Públicas desplegado por el gobierno “del padre” del actual presidente, Luis Lacalle.

En aquel 1992, hubo partidos y sectores partidarios que se fueron sumando a la campaña popular de recolección de firmas para plebiscitar aquella Ley privatizadora, pero primero “el movimiento sindical fue el que salió” a oponerse y a generar una iniciativa política concreta para frenar aquello.

Y 28 años después “el gobierno vio que el movimiento sindical es la pata más opositora que tiene” a su programa privatizador y antipopular, aunque con esto “no estoy diciendo que el gobierno” sea el actor oculto detrás de la citada guerra antisindical. Pero hace solo semanas “explotaron las ollas populares” y se sabe que “cuando hay ollas populares, hay hambre”, anotó.

“Si hay ollas populares, hay hambre” y esto “no lo está resolviendo el gobierno uruguayo, lo estamos resolviendo nosotros” desde el movimiento sindical y popular, reflexionó el dirigente de Sutel. Esa inhumana situación la están padeciendo masivamente quienes se ganaban la vida a diario ejerciendo sus oficios y con trabajos ocasionales, pero por la emergencia sanitaria “muchos de ellos dejaron de estar en las esquinas” y así perdieron la posibilidad de vender sus saberes específicos y su fuerza de trabajo.

“En el momento que se corta eso, el efecto es inmediato” y en “ese día ya no comen”. Es justo “por eso” mismo que “estamos planteando la renta básica universal”, mientras que “las cosas suben enormemente” de precio ante la pasividad del gobierno y “los medios están entregándole” a diario y “gratuitamente una cadena de televisión al presidente” y al gobierno.

Molina mencionó asimismo la filtración de un audio en el que se habló contra la política antipopular del gobierno y donde él usó “un lenguaje” prosaico que “de esta manera lo usamos todos” en diálogos corrientes con gente cercana y de confianza. Lo ejemplificó citando audios muy subidos de tono de los dirigentes blancos Enrique “Antía” y Carlos “Moreira”.

“Me golpeó muchísimo la mentira, que después se transforme en verdad, como decía (Joseph) Goebbels”, comentó sobre la difusión de un dato falso usando “un recibo trucho” de su supuesto ingreso mensual. “Yo no cobro 190.000 pesos en Antel, ni en pedo (…) cobro el sueldo pelado, nada más”.

Pero después de la filtración del audio en el que aludió al presidente de la República, “me llegaron 200 mensajes de texto, WhatsApp, en un momento solo”, o sea simultáneamente, así como llegaron “100 llamadas al PIT-CNT en un mismo momento contra mi persona”; claramente “es organizado”.

En el segundo tramo de la entrevista, el dirigente sindical habló del contenido de la Ley de Urgente Consideración (LUC) que remite a Antel. Contextualizó el tema recordando que “del 2008 en adelante Antel creció enormemente”, registrando “una expansión brutal” a partir de la cual “todo lo que genera de ingresos (…) se devuelve a Rentas Generales”, tal como también todas “las empresas públicas” devuelven las ganancias al erario.

Rememoró que antes de ese auge planificado desde 2005, “Antel en un tiempo largo quedó partida en tres unidades” de negocios “con tres gerencias distintas” para telefonía fija, móvil y datos, “hasta que un cambio de gobierno en 2005 hizo lo que el Sindicato venía planteando” en cuanto a eliminar las tres unidades que en los hechos operaban como tres empresas.

“Eso permitió también que desde 2010” se realizara en la telefónica estatal “una inversión de 500 millones de dólares (…) que generó puestos de trabajo y que nuestra empresa se expandiera”, garantizando cobertura a toda la población en forma inédita, como ocurrió con el plan “Universal Hogares”, ampliando masivamente el “derecho a tener Internet”, instrumentando “el Plan Ceibal” primero y “el Plan Ibirapitá” después.

En ese lapso “ninguna de las empresas que compiten con Antel”, como tampoco “los canales privados” de televisión, “hicieron un peso de inversión en fibra” óptica. “La inversión y el gasto los hizo Antel”, que creó “Vera TV” y dio acceso libre a esta plataforma informativa y de entretenimiento, de la que “se bajaron” los canales tras una breve presencia “porque querían tener la fibra” y además “querían cruzar las licencias”.

Entonces ahora, “este proyecto” de LUC “lo que hace claramente es decirle a Antel que abra la fibra para que se suban los privados” a su uso, sin haber financiado su instalación y sin que quede en absoluto claro cuánto van a pagar por ese uso. “Los negocios de Antel, el actual gobierno se los va a regalar a los privados”, haciendo que “el papel” nacional y democrático “que está jugando” la telefónica uruguaya “no lo va a poder jugar más”.

En definitiva, recalcó Molina, “lo que hacen con esto es desguazar Antel”, instrumentando “una forma muy inteligente de privatizar” la empresa. “Le estamos regalando todo a los privados por compromiso político”, resumió. Para resistir ese plan, “no descartamos ninguna” vía de lucha jurídica y política desde el movimiento sindical, confirmó el dirigente de Sutel.

Caracterizó que en líneas generales “estamos en un momento muy complicado, donde se está utilizando la pandemia” de Covid-19 y se está “aprovechando la situación para hacer todas estas cosas”, incurriéndose en “un abuso de poder” y usufructuando “la simpatía con la población”.

Como otro ejemplo palmario de los planes del gobierno para Antel, el entrevistado confirmó que quien “era gerenta general de Movistar” hasta hace apenas días, Mercedes Aramendía, es la nueva presidenta del organismo público regulador del rubro de las comunicaciones. Entonces el gobierno está “poniendo a una fiel representante de las multinacionales en la URSEC”, evidenciando con ello su concepción, orientación y objetivos.