Fuecys alerta que seguridad alimentaria y formación de precios son los mayores problemas del país por la hiper-concentración de multinacionales
20/02/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/02/20200220-RIVERON.mp3

Entrevistado en InterCambio el presidente de Fuecys, Fabio Riverón, habló de la aceleración en estas semanas del proceso de concentración de capitales en el rubro Supermercados de nuestro país, y alertó junto a esto que la seguridad alimentaria de la población está cada vez más amenazada.

En Fuecys “preocupa el poder de concentración en un grupo de este porte”, señaló Riverón acerca de Tienda Inglesa, cuyo accionista mayoritario es el banco de inversiones estadounidense Goldman Sachs y que según “la información no confirmada” por el Sindicato, negocia en estas semanas la compra de las cadenas Disco, Devoto y Géant al grupo francés Casino.

Esos grados aún mayores de concentración comercial afectarán la vida “de la sociedad uruguaya”, tal como lo hará la “hiper-concentración que se está dando” en el rubro aledaño de Distribución con la adquisición de unos “100 o 150 locales” mayoristas por parte del grupo Ta-Ta.

En el supermercadismo instalado en nuestro país “la rentabilidad sigue siendo muy alta y nosotros hemos subestimado a veces a algunos de estos actores cuando han llegado a Uruguay”, reflexionó el entrevistado.

Indicó que “otra de las vertientes de estas grandes cadenas son las marcas propias”, ligado al hecho de que “importan” mercadería y “el precio al que importan nunca lo vamos a saber (…) pero sabemos el precio al que venden”, quedando “en el medio (…) una caja negra” de ganancias que muy probablemente sea “muy grande”, razonó.

En torno a esas negociaciones de compra corporativa “hay un hermetismo total” en las compañías, pero “creemos que es cuestión de semanas”.

En cuanto a “las categorías” laborales “del sector supermercadismo”, Riverón explicó que “han quedado obsoletas totalmente” y lamentó en ese sentido que los sindicalistas “perdimos con nuestros propios compañeros” de trabajo, quienes “fueron asumiendo las tareas que no les correspondía”.

Después alertó contra “el riesgo de seguridad alimenticia de Uruguay” porque la venta mayorista y minorista de alimentos en el país, cada vez más “queda en manos de multinacionales”. Este tema y la incidencia decisiva de esas empresas monopólicas en la formación de “los precios”, constituyen “los dos problemas” más graves que se le presentan al país.