EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Todo Por La Misma Plata

Florit: se puso la alimentación escolar bajo sospecha; espero que a nadie se le ocurra tocar el Impuesto de Primaria
15/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200715-FLORIT.mp3
Descargar Audio

Entrevistado en InterCambio el ex consejero de Educación Inicial y Primaria Héctor Florit, advirtió contra los “efectos graves” que pueden ser generados por las “sospechas” que el ministro de Educación y Cultura y otras autoridades están instalando sobre la alimentación en las Escuelas.

Florit contextualizó el tema señalando que en términos generales siempre hay “diferencias entre los niños que están habilitados a comer y los que efectivamente comen”, diferencias que datan al menos de mediados de la década del ´90. Pero “las diferencias no son tan grandes” como pretenden algunas autoridades del gobierno y al respecto ejemplificó con que “la diferencia más grande es la Escuela 19 de Maldonado (…) de Tiempo Completo”; lindera a un Liceo, “los alumnos liceales comen en la Escuela”.

“Entonces, si controlo la cantidad de porciones que se enviaron a la Escuela” usando “el programa” informático “´Gurí´, que es un sistema” solamente “de Primaria, por supuesto la diferencia es enorme”, razonó.

“Lo que me preocupa de cómo se está exponiendo este debate es que esto” mismo explicado al aire por el ex jerarca, “se explicó en la Comisión” parlamentaria a la que asistió el ministro Pablo Da Silveira, quien declaró haber salido de la sesión con “más dudas” que antes de haber ingresado. “Y esto, que por un tema de honestidad intelectual se tendría que haber señalado, que las dudas del ministro se expusieron contra respuestas documentadas de los integrantes de Primaria, hasta que no aparecieron las actas no tuvimos oportunidad de saberlo y si alguien no me hace esta pregunta no tenemos la oportunidad de que se difunda”, reflexionó Florit.

Debe considerarse además que con cada inasistencia de cada niño se genera “un excedente de comida que es lo que permite a los alumnos repetir”. “Y en algunos casos puntuales, supongamos una alerta meteorológica que hace que la asistencia se reduzca drásticamente, a la mitad, están autorizadas las directoras a hacer una donación a una institución sin fines de lucro, una ONG, próxima a la Escuela”, y cada Escuela tiene una ONG referenciada

“El otro motivo por el que pueda haber discrepancias o diferencias (…) es que los adultos a cargo del comedor (…) pueden y deben comer con el niño porque la Escuela es un espacio de Educación también en el comedor”.

Florit recordó que “a estos números se llega porque hay una directora, una secretaria, el equipo de maestros, una inspectora que avala la cantidad de porciones que se solicitan” a Primaria desde cada centro, por lo que “no es un consejero el que da los números” sino que “es la gente que está en la Escuela”. “Por eso en algún tuit dije ´seamos cuidadosos con el Programa de Alimentación Escolar´, porque no descansa en la autoridad política, descansa en miles y miles de maestros, de directores, de inspectores, de nutricionistas, de Comisiones de Fomento, de padres que colaboran con ese Programa, que hacen posible” garantizar la comida de miles de alumnos.

El uruguayo “es un Programa ejemplo en América Latina”, pero incluso así “tengo la impresión de que se puso la alimentación bajo sospecha”, alertó. “Fundamentalmente la alimentación escolar atiende a más de 240.000 niños, con un costo diario de 1 dólar por niño, con un esfuerzo muy importante de personal que no tiene remuneración especial por esta tarea”.

“Cada presidente de Comisión de Fomento firma cada una de las boletas de cada gasto que hace el director de la Escuela” y cuando éste, por ejemplo, “compra 100 kilos de pescado, la boleta la tiene que firmar el director, la encargada de la cocina, el presidente de la Comisión de Fomento, la supervisa el inspector y la controla la oficina de Hacienda de Primaria. Instalar la sospecha puede tener efectos no queridos realmente graves”, como generar corriente de opinión contraria al Impuesto de Primaria.

El entrevistado lamentó que eso se haga en “una situación absolutamente excepcional, puntual, donde llama la atención que sea la cuarta parte los que van expresamente a buscar una vianda para atender la comida de uno de los integrantes de la familia”, siendo que “esa vianda no soluciona la comida de la familia” y además “hay un prurito, una cuestión a veces de vergüenza en las familias para dirigirse a las Escuelas exclusivamente a buscar alimentación, cuando de repente esa misma alimentación se provee en ollas populares o a través de otros mecanismos municipales o el INDA”.

Añadió asimismo que habitualmente, “cuando los comedores se abren en invierno o incluso en verano (…) la concurrencia a comer en ese servicio (…) es apenas de 15.000, es bueno tener esta relación” de datos, apuntó.

“El Impuesto de Primaria distingue al Uruguay del concierto de América Latina” y “el 63% del Impuesto es alimentación escolar, espero que a nadie se le ocurra tocar este Impuesto, que es Vareliano, es del año 1876” y que “siga siendo ese tributo, en el doble sentido, que nos distingue”, remarcó.