Florit: que el ministro de Educación se abstenga de reiterar señalamientos que introducen un manto de sospecha sobre la Escuela Pública y el sistema
20/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200720-FLORIT.mp3

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS.

Entrevistado en InterCambio el ex consejero de Educación Inicial y Primaria Héctor Florit, respondió a las declaraciones del ministro de Educación y Cultura, Pablo Da Silveira, quien el viernes reiteró sospechas sobre los recursos que maneja el Programa de Alimentación Escolar.

Florit puntualizó que “lo primero que me preocupa y me llama la atención es el carácter de proclama pública de la desconfianza, porque eso instala la sospecha, la duda, la preocupación” en torno al tema cuando Da Silveira “no tiene ningún elemento objetivo para cuestionar a la gestión anterior”.

De hecho, recalcó el maestro, “al ministro se le contestó en sala, y yo me preocupé en contestarle por los medios que tuvieron la amabilidad de preguntarme. El problema es de registro y es bastante obvio”, reiteró Florit la explicación brindada la semana pasada y luego la ejemplificó cotejando exactamente las cifras y casos de Escuelas manejadas por Da Silveira.

También lamentó el hecho de que “el ministro” de Educación y Cultura “no conoce”, tras cuatro meses de haber asumido, “una serie de medidas” adoptadas en el periodo anterior y orientadas a “vincular un servicio que hace un siglo se pensó para los más vulnerables (…) a este comedor que tiene reconocimientos internacionales, tiene nutricionistas, tiene dietas equilibradas y aspira a ser una política universal que no solo atienda a los más vulnerables sino que también construya un espacio de socialización, de intercambio, donde la integración de niños de diverso origen social haga que aprendan a sentirse como iguales, parafraseando a

Varela cuando hablaba del banco escolar, y que también sea un lugar de Educación para la Salud, de educación alimentaria” bajando “tasas de obesidad y sobrepeso”.

“En esa lógica (…) es que se construyó durante estos cinco años” pasados “una reserva presupuestal que al ministro le puede llamar la atención, porque son 60 o 70 millones de dólares, no más de 1 dólar por día y por niño, pero que se corresponde con la expansión del servicio. Pensemos que son 207.000 almuerzos, 240.000 personas que participan, algunos tomando solo la copa de leche, algunos también el almuerzo, y son en total 301.000 prestaciones, servicios por día, que a veces atienden la cena, el almuerzo, el desayuno y la merienda de un niño que está en un internado rural o en un internado de una Escuela para discapacitados o en un campamento escolar o en una colonia (…) o permanece la semana en un pupilaje”, describió.

Sin embargo, con las sospechas desparramadas por el ministro utilizando para ello a los medios de comunicación, “cada director se pregunta: ¿será que la cocinera puede comer o no? ¿La tengo que registrar? ¿Le podré dar de comer al joven que viene del Liceo de al lado? ¿Lo puedo registrar?” y otras tantas dudas que ya embargan a directores y maestros. Por lo tanto, “hacer de esto una campaña de sospecha sobre la gestión del Magisterio, de los maestros, de los funcionarios, de los auxiliares en la Escuela Pública y en la alimentación de los niños, está muy mal”, entre otras razones porque “está doliendo” y “preocupando” a quienes trabajan en silencio cada día.

“Lo deseable es que sean las propias autoridades las que digan que una investigación o la diferencia en un registro no implica ninguna sospecha de dolo, de malversación, de implicancia” que afecte no solamente a todo el Magisterio y al funcionariado de Primaria sino también a los cientos y miles de padres que cada año ayudan gratuitamente a las Escuelas de sus hijos y que van conformando las Comisiones de Fomento en todo el país.

“Que las investigaciones se hagan con el cuidado, las garantías y la reserva que corresponda, y mientras tanto que el ministro se abstenga de reiterar señalamientos que introducen un manto de sospecha sobre la Escuela Pública y sobre el sistema, que tiene mucho prestigio internacional y una enorme responsabilidad para un cuarto de millón de niños”, sugirió Florit.