Etiquetado frontal de alimentos: la información como forma de prevención
17/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/20200617-ETIQUETADONOTA-1.mp3

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

En un proceso que comenzó hace unos años con el gobierno encabezado por el Dr. Tabaré Vázquez, junto a académicos y diferentes organizaciones, llevaron adelante un trabajo interdisciplinario que desembocó en el decreto que regula el etiquetado frontal de alimentos con respecto al exceso de sodio, azúcares, grasas o grasas saturadas.

En el mes de marzo, a los 11 días de asumir, el presidente de la República Luis Lacalle Pou prorrogó por 120 días la aplicación del decreto 272/018, que desde el 1º de marzo obligaba a que los productos envasados con estas características luzcan un octógono negro en la parte frontal con la leyenda “exceso” del nutriente que correspondiera. El decreto 272/018 había sido aprobado a fines de agosto de 2018, tras un proceso de discusión de tres años, y había dado un plazo de 18 meses a la industria para que se adaptara y elaborara las etiquetas que ya pueden verse en varios productos.

También mediante este decreto del 11 de marzo, el Poder Ejecutivo creó una comisión de trabajo integrada por los ministerios de Relaciones Exteriores, Educación y Cultura, Economía y Finanzas, Energía y Minería y de Salud Pública (MSP) “con el fin de evaluar lo relativo al rotulado de alimentos valorando la armonización en el marco de la normativa del Mercosur”.

Esta comisión interministerial que trataba el tema no se puso de acuerdo y elevó un informe con dos propuestas al presidente Luis Lacalle Pou, por lo que será el mandatario quien defina sobre el tema.

Por un lado el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de Economía y Finanzas, el Ministerio de Industria, Energía y Minería y el Ministerio de Relaciones Exteriores proponen aprobar una nueva prórroga en la obligatoriedad hasta julio de 2021 para continuar negociando con el Mercosur una normativa en conjunto.

Por otro lado, el Ministerio de Salud Pública a través de Daniel Salinas se mostró de acuerdo con aplicar el decreto como proviene de la administración anterior ya que según él es una herramienta clave en el combate del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles.

Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS.

 

Hubo quienes catalogaron a esta experiencia uruguaya como un ejemplo internacional por el proceso participativo a lo largo de cuatro años y quienes llegaron a decir que les pareció bien postergar la aplicación de la medida por la emergencia sanitaria, pero la decisión se tomó antes de que se confirmaran en Uruguay los primeros casos de covid-19.

Desde la Cámara Industrial de Alimentos, su presidente Fernando Pache, dijo que su sector sigue con el mismo reclamo desde hace dos años. Proponen que la aplicación de este decreto sea aplasada con el fin de lograr un acuerdo común en el MERCOSUR, dónde hay un gran flujo comercial de alimentos.

 

Pache dijo que la industria alimenticia está de acuerdo en informar al consumidor sobre los contenidos del producto, pero que hay que hacerlo tanto con los productos nacionales como con los que vienen desde el exterior.

 

En Uruguay el sobrepeso y la obesidad afectan al 60% de la población y más del 80% de las muertes en Uruguay están relacionadas con enfermedades no transmisibles, entre las que se destacan las cardiovasculares, cáncer y diabetes.

El Licenciado en nutrición Bruno Carratini, vocero de la Asociación de Diabéticos del Uruguay, se refirió a la información clave que brinda el rotulado para prevenir enfermedades y educar a la población.

 

La obesidad aumenta casi un punto por año en nuestro país. Esto se debe principalmente a la mala información a la que accedemos sobre los alimentos que consumimos, ya que en nuestras elecciones inciden mayormente el placer o las publicidades antes que el factor nutricional.

Según la nutricionista Raquel Sánchez, integrante de la Alianza de Enfermedades No Transmisibles, esto también trae como consecuencia un gran gasto para el Sistema Nacional Integrado de Salud.

 

Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos

Desde el 2006 nuestro país cuenta con el etiquetado nutricional obligatorio, comunmente en la parte trasera de los envases. Pero según la Alianza de Enfermedades No Transmisibles, no se ve y tiene información poco clara para los consumidores.

Raquel Sánchez también hizo referencia al derecho a la información y a la educación en relación a la salud, como forma de prevención.

 

Sobre el proceso que terminó con el decreto cuya aplicación fue postergada,la nutricionista Raquel Sánchez recordó que fue un largo trabajo junto a ministerios, académicos y organizaciones de la sociedad civil a través de diferentes espacios interdisciplinarios.

 

Desde la Organización Panamericana de la Salud, Fabio Gomes, asesor regional en Nutrición y Actividad Física, dijo que las enfermedades no transmisibles son las que más matan y quitan años de vida tanto en las Américas como en Uruguay.

Por lo tanto, desde la OPS y la OMS, se recomienda el etiquetado frontal de alimentos entre otras medidas.

 

Gomes también reconoció el trabajo del Estado uruguayo que terminó con la aprobación del decreto y dijo que nuestro país siempre ha estado dispuesto a armonizar los criterios con la región.

 

El pediatra Eduardo Regueira, se refirió a la importancia del etiquetado ya que en nuestro país las enfermedades no transmisibles son la principal causa de morbimortalidad. A su vez, el 15% de niños y niñas menores de 4 años presentan sobrepeso.

 

Por su parte, Dora Szafir, afirmó que la legislación del Mercosur no impide que se aplique el decreto en Uruguay y que tanto la legislación nacional como la internacional obligan al Estado a proteger el derecho a la salud y a la información.

 

Por otra parte, la ex jueza dijo que el rotulado es fácilmente aplicable ya que no necesita de una nueva ley para llevarse a cabo.

 

En el día de ayer, la OPS, UNICEF y la FAO respaldaron mediante un comunicado la pronta implementación del decreto N° 272/018 que regula el rotulado nutricional frontal de alimentos y bebidas procesados.

OPS, UNICEF y FAO están realizando reuniones con representantes de los Poderes Ejecutivo y Legislativo con el propósito de informar los evidentes beneficios del etiquetado frontal para la salud y bienestar de los adultos y niños.

Estudios desarrollados en Uruguay en la etapa de diseño, planificación y aplicación de la política, durante los primeros días de implementación entre el 1 y el 10 de marzo de 2020, también ponen en evidencia un alto conocimiento de la medida y su aceptación por parte del 94% de la población, así como un cambio en las opciones de compra ante la presencia de octógonos en el producto por parte del 58% de los consumidores.

Rubén Flores, Representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Uruguay, manifestó su apoyo a la aplicación de este decreto y dijo que en este contexto de pandemia, es fundamental disminuir los riesgos de nutrición y mala alimentación.

 

Una encuesta de la Udelar muestra que la política de etiquetado frontal de alimentos, que está en suspenso, tiene un alto nivel de aceptación.

Nueve de cada diez personas encuestadas (93%) catalogó como “buena o muy buena” la medida de implementación del rotulado frontal de alimentos; 3% la catalogó como “regular” y 4% como “mala” o “muy mala”. Así lo muestra un estudio de opinión elaborado por el Núcleo Interdisciplinario Alimentación y Bienestar de la Universidad de la República, que incluyó a 2.210 personas de 18 a 65 años residentes de Montevideo y del interior del país que respondieron a un aviso publicado en Facebook e Instagram entre el 17 y el 20 de abril.

El relevamiento, a cargo de los investigadores Gastón Ares, Lucía Antúnez y Gerónimo Brunet, buscó conocer la opinión de la ciudadanía uruguaya sobre la postergación de la entrada en vigencia del decreto.

Suspensión de etiquetado en ´alimentos´ ultra-procesados perjudica a consumidores y empresas pueden demandar al Estado