97.9 fm MVD

102.5 fm Maldonado

˂ Volver a Portada

Análisis

Este gobierno metió a la política internacional del país en el entorno de la frivolidad y la intrascendencia, criticó Padrón

Logo de M24 en blanco

Luis Lacalle Pou, presidente. Foto: Mauricio Zina/ adhocFOTOS

Con el actual gobierno “no hay un solo resultado en política internacional, va a terminar un periodo sin que haya ninguno de los acuerdos anunciados, ningún avance, y lo que es peor, el resultado tangible que vamos a tener es el desprestigio”, advirtió el analista de internacionales Álvaro Padrón en Nada Que Perder.

Padrón reflexionó en torno a que las oportunidades de contacto con otros gobernantes del mundo que viene teniendo Luis Lacalle serían utilizadas por “un buen presidente uruguayo de cualquier partido” político para promover el acercamiento, la cooperación y la integración tanto regionales como extra-regionales, “siempre hubo una mirada de este estilo en la política exterior uruguaya”.

Casi cualquier otro gobierno “lo haría con una buena Cancillería, con un buen canciller y sería una política internacional seria; y ahí está el problema: ese no es el caso del Uruguay actual”, lamentó; “entonces nada de esto va a pasar con Lacalle Pou”, adelantó y lo ejemplificó: “él cuando va a las reuniones (internacionales) dice que en general pierde el tiempo; linda forma de arrancar…”.

Lacalle incurre así en “una forma demagógica y muy peligrosa de hablarle al pueblo uruguayo, porque eso no lo hace sin pensar en la repercusión” mediática interna; “es muy demagógico eso, porque en general la gente, lamentablemente, por una falta de debate democrático de la política internacional, cree que sí, que son cosas innecesarias; si un presidente te lo reafirma, imaginate”.

Al mismo tiempo, Lacalle “cacarea en el barrio y se porta bien en el Norte; es decir, probablemente en esta visita a Francia” que realizará en breve “se porte bien y parezca como que es un tipo abierto, tolerante, que al mismo tiempo muestra una forma de conducir distinta y entonces sí, acompaña un evento deportivo” de rugby entre selecciones “pero no se mete en determinados líos”.

“En Chile no”, anticipó el columnista aludiendo a la visita que el mandatario hará en las horas siguientes: “como cacarea en el barrio, va a enganchar (los conceptos) democracia, dictadura, no tanto con 50 años de que hayan matado a un presidente e iniciado un proceso nefasto para la región, no solo para Chile”, recordó.

En paralelo, “es muy difícil que (Lacalle) se ponga a discutir con (su par Gabriel) Boric para fortalecer el Mercosur e invitarlo a integrarse, o con (Emmanuel) Macron de que entienda los argumentos del Mercosur para que el acuerdo (comercial con Europa) sea más justo o más equilibrado, si vive hablando mal del Mercosur, si intentó un acuerdo con (Jair) Bolsonaro”, rememoró.

Simultáneamente, “las últimas noticias sobre Lacalle Pou y el Mercosur es que (Javier) Milei está de acuerdo con las posiciones de Lacalle Pou sobre el Mercosur; (…) si soy Macron y preparo esa conversación, debo tener una lista de cosas para decirle ‘a vos que ni se te ocurra hablarme de que Francia tiene que flexibilizar las posiciones para negociar con el Mercosur”’, imagina Padrón.

El columnista exhortó “a salvar, a sacar la política internacional uruguaya de donde la metió este gobierno, que es en el peor lugar: la puso en el entorno de la frivolidad y de la intranscendencia”.

“Esas son dos características de esta política: frivolidad por esto de las visitas sin explicación, de cuestiones que tienen que ver con aspectos que no son los centrales; intrascendencia porque nadie nos da pelota, Uruguay está saliendo del mundo, y al mismo tiempo es una política que nos ha llevado al encierro, o sea nos estamos aislando de la región, el único lugar donde pesamos”.

“No tiene resultados, no hay un solo resultado en política internacional, va a terminar un periodo sin que haya ninguno de los acuerdos anunciados, ningún avance; y lo que es peor, el resultado tangible que vamos a tener es el desprestigio, porque la política internacional se mete en todo, y un poco, todo es política internacional; por ejemplo, Marset es política internacional”.