Este año la economía tendrá una importante caída que no se podrá recuperar en su totalidad en 2021
23/09/2020

Pablo La Rosa / adhocFOTOS

El Banco Central del Uruguay, publicó los datos del segundo trimestre del año referido a las Cuentas Nacionales.

El dato sencillo de leer es que en los meses de abril, mayo y junio se registró una caída de 10.6% en el Producto Interno Bruto (PIB) en términos interanuales, es decir con respecto al mismo trimestre del año anterior.

Si se lo considera en términos desestacionalizados, es decir si se lo compara con el trimestre enero-marzo, el PIB disminuyó 9.0%.

De acuerdo a lo que surge del documento del Banco Central esta caída se explica por la emergencia sanitaria generada por la pandemia de COVID-19.

En ese sentido el informe muestra que el sector del comercio, las reparaciones, restaurantes y hoteles sufrieron las mayores caídas. En cambio transporte, almacenamiento y comunicaciones fue el único sector que creció tanto en comparación con los primeros tres meses del año como si se lo mide con el mismo trimestre del 2019.

Sin embargo, detrás de esos datos aparentemente sencillos hay una realidad compleja. Para intentar entenderlos mejor INFO24 recurrió a la Economista Gabriela Mordecki directora del Instituto de Economía de la Universidad de la República.
En primer lugar destacó la situación del sector agropecuario que por estos días, a raíz de la realización de la Expo Prado, estuvo en la consideración general.

Cuál fue la razón para que los sectores que crecieron lo hicieran en los guarismos registrados es otra de las respuestas de la Economista Mordecki.

“El valor agregado de las Otras Actividades, que incluye al resto de las clases de actividad, se contrajo 16,8% en el segundo trimestre del año respecto a igual período del año anterior” establece el documento del Banco Central. Y detalla que en esa caída se destacan los servicios personales que incluye actividades culturales, de esparcimiento y el servicio doméstico entre otras.

Una pregunta ineludible que todos nos hacemos es si resulta posible hacer proyecciones de futuro, al menos para lo que resta del año y comienzo del 2021. Mordecki explica que no hay antecedentes para poder proyectarse porque la crisis del 2002 fue muy diferente a la actual.

No obstante hasta ahora veíamos estas cifras desde el lado de la oferta de los sectores productivos. La integrante del Instituto de Economía propone observarlas también desde el lado de la demanda.

Quedo claro que es difícil realizar proyecciones, entonces enfocamos la misma inquietud desde otra óptica: ¿hay posibilidades de pensar en una recuperación?

Por último Mordecki respondió a nuestra inquietud acerca de que tan acertadas fueron las políticas adoptadas por el gobierno