˂ Volver a Portada

Es un 1° de Mayo de luto por la cantidad de compatriotas que se han ido, dijo Mujica


Uruguay perdió el rumbo y está pagando las consecuencias, tras «un exceso de confianza del gobierno y de la opinión pública», lamentó el expresidente José Mujica.

En el marco de la transmisión especial por el Día de los Trabajadores, emitida por M24, Mujica señaló que «es un 1° de Mayo de luto por la cantidad de compatriotas que se han ido. Es un tajo muy fuerte porque estadísticamente de acuerdo a nuestra población y a la que tiene nuestros vecinos, hemos tenido un índice de contagios y mortalidad explosivo para el Uruguay y el mundo entero».

«Es difícil comprenderlo luego de unos meses de relativa bonanza dentro de la desgracia como se pudo manejar esta pandemia. Perdimos el rumbo cuando más lo necesitábamos, hubo un exceso de confianza del gobierno y de la opinión pública y estamos pagando las consecuencias», agregó sobre el manejo de la pandemia por Covid-19.

Sin embargo, «de todas formas un 1° de Mayo no es un día de fiesta, es un día de homenaje a quienes bruñidos de utopía soñaban con un mundo en el que los trabajadores tenían 8 horas para trabajar, 8 para dormir y 8 para gastar en el transcurso de su vida activa. Y semejante audacia costó mucho, suscribieron un pacto de sacrificio por sus sueños, como siempre ha sido en el devenir de la humanidad, donde unos trabajan de trueno y es pa’ otros la llovida».

«Muchos de los bienes que tenemos hoy son consecuencia de gente que soñó, luchó, se comprometió, que mil veces fracasó, pero después en su devenir la historia no fue la misma. Los cambios positivos siempre se lograron porque hubo gente organizada colectivamente que hizo el esfuerzo y es así desde tiempos inmemoriales», recordó el exmandatario.

Mujica auguró que volverán con otras formas, «viejas propuestas que fracasaron» en la década de los 90s, y advirtió que «habrá que luchar por las empresas públicas, habrá que luchar para que Antel no deje de ser lo que es y se transforme simplemente un servidor de intereses de empresas transnacionales, una especie de taller», ya que «es la nueva forma que tomará la visión conservadora de la historia para transformar las empresas publicas, no saldrán a la enajenación, demasiada verguenza, pero saldrán a buscar que queden postradas e inservibles».

Para el exmandatario «es un día de pensamiento, para ver la realidad de lo que está en juego. Es una disputa de derechos y compromiso, no de simpatías. Una disputa por sostener algunos viejos logros que están siendo amenazados y que son el capital de progreso de la sociedad uruguaya»

«Siempre habrán fuerzas conservadoras dispuestas a dar vuelta la historia porque nunca estarán conformes con el reparto, por lo tanto es un día de razonamiento y de pensamiento», dijo Mujica.

M24, Mujica señaló que «es un 1° de Mayo de luto por la cantidad de compatriotas que se han ido. Es un tajo muy fuerte porque estadísticamente de acuerdo a nuestra población y a la que tiene nuestros vecinos, hemos tenido un índice de contagios y mortalidad explosivo para el Uruguay y el mundo entero».

«Es difícil comprenderlo luego de unos meses de relativa bonanza dentro de la desgracia como se pudo manejar esta pandemia. Perdimos el rumbo cuando más lo necesitábamos, hubo un exceso de confianza del gobierno y de la opinión pública y estamos pagando las consecuencias», agregó sobre el manejo de la pandemia por Covid-19.

Sin embargo, «de todas formas un 1° de Mayo no es un día de fiesta, es un día de homenaje a quienes bruñidos de utopía soñaban con un mundo en el que los trabajadores tenían 8 horas para trabajar, 8 para dormir y 8 para gastar en el transcurso de su vida activa. Y semejante audacia costó mucho, suscribieron un pacto de sacrificio por sus sueños, como siempre ha sido en el devenir de la humanidad, donde unos trabajan de trueno y es pa’ otros la llovida».

«Muchos de los bienes que tenemos hoy son consecuencia de gente que soñó, luchó, se comprometió, que mil veces fracasó, pero después en su devenir la historia no fue la misma. Los cambios positivos siempre se lograron porque hubo gente organizada colectivamente que hizo el esfuerzo y es así desde tiempos inmemoriales», recordó el exmandatario.

Mujica auguró que volverán con otras formas, «viejas propuestas que fracasaron» en la década de los 90s, y advirtió que «habrá que luchar por las empresas públicas, habrá que luchar para que Antel no deje de ser lo que es y se transforme simplemente un servidor de intereses de empresas transnacionales, una especie de taller», ya que «es la nueva forma que tomará la visión conservadora de la historia para transformar las empresas publicas, no saldrán a la enajenación, demasiada verguenza, pero saldrán a buscar que queden postradas e inservibles».

Para el exmandatario «es un día de pensamiento, para ver la realidad de lo que está en juego. Es una disputa de derechos y compromiso, no de simpatías. Una disputa por sostener algunos viejos logros que están siendo amenazados y que son el capital de progreso de la sociedad uruguaya»

«Siempre habrán fuerzas conservadoras dispuestas a dar vuelta la historia porque nunca estarán conformes con el reparto, por lo tanto es un día de razonamiento y de pensamiento», dijo Mujica.