EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

¿Es posible mantener latentes las tradiciones eslavas en Uruguay?
08/06/2020
17238
Descargar Audio

Alejandro Sabelin es descendiente de rusos y uno de los residentes de San Javier, ciudad de unos 2.000 habitantes en el departamento uruguayo de Río Negro. Sabelin compartió la historia de la llegada de sus abuelos al país, cómo se conocieron sus padres, y de qué manera trata de mantener vivo el legado cultural de sus ancestros, las costumbres rusas y su idioma.

Este 6 de junio se conmemora un nuevo Día Mundial de la Lengua Rusa en honor al escritor Aleksandr Pushkin, nacido en este día de 1799 en Moscú, y considerado el fundador de la versión moderna del idioma eslavo.

“Cuando era más joven no tenía al ruso como algo importante, es decir, el español estaba más presente”, cuenta Sabelin. “Con el paso de los años me empezó a entrar como una nostalgia de mis abuelos, mis padres, la música, la cultura y me venían ganas de hablar en ruso…”, dice sobre sus intentos de mantener vivo el idioma natal de sus abuelos y padres.

“Traté de aprender más, venían profesoras que se quedaban a veces en casa para enseñarme, además yo he hecho audiciones [radiales] con música rusa en San Javier, hablo ruso con mi hermana, tengo una prima con la que también nos saludamos siempre en ruso, y me gusta, quiero hablar ruso porque me entró una sensación de amor al idioma”, agregó.

Sabelin rememoró cómo fue la creación de la colonia rusa de San Javier en tierras charrúas y los primeros años, nada fáciles, de los inmigrantes allí. Los colonos rusos fueron los primeros que introdujeron el cultivo de girasol a Uruguay y ahí funcionó el primer molino aceitero.

A través de comidas, música y bailes tradicionales, los pobladores de esta localidad mantienen viva la cultura de sus abuelos y bisabuelos.

“Soy descendiente de rusos por parte de mis abuelos, mis padres nacieron acá a los tres meses de llegados mis abuelos, asi que venían en viaje en el vientre de mi abuela que viajó embarazada de seis meses”, dijo Sabelin.

Las primeras 300 familias eslavas, que formaban parte del grupo religioso ‘Nuevo Israel’, llegaron a Uruguay junto con su líder, Basilio Lubkov, en 1913. Los integrantes de este movimiento, casi todos campesinos, abandonaron el imperio ruso para escapar de la opresión del zar Nicolás II.

“En esa época pre-revolucionaria se vivía bastante mal, era una situación muy jodida y después Lubkov los hizo salir de allá porque la religión de él no era reconocida y era perseguido”, explicó.

El destino de esas familias en un principio era Canadá, pero cuando se enteró el Gobierno uruguayo, que necesitaba gente inmigrante para hacer agricultura, se puso en contacto con Lubkov para que vinieran a Uruguay, comenta Sabelin.

A mediados de la década de 1920, recién comenzó a gestarse una mayor integración de los colonos a la sociedad uruguaya, sobre todo cuando Lubkov volvió a Rusia tras una ola de descontento hacia él dentro de la comunidad.

Destino Rusia se escucha los sábados a las 12 del día (-3 GMT) por M24 en Uruguay (97.9 FM en Montevideo y 102.5 FM en Maldonado).