EN VIVO

1 seg
|
1 seg
Pobreza en Uruguay
Foto: Pablo La Rosa / adhocFOTOS
Endeudarse será menos costoso que dejar un tendal social y económico o transferir problemas para más adelante, advierte economista
10/02/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/02/20210210-ALEJANDRA-PICO.mp3
Descargar Audio

El camino elegido por el gobierno para transitar la crisis descarga un peso muy grande sobre los trabajadores y los jubilados, o sea la mayor parte de los hogares, que viven de los ingresos por el trabajo, con lo que la salida de la crisis va a ser muy costosa para la mayor parte de los uruguayos, advirtió la economista Alejandra Pico, del Instituto Cuesta Duarte, del PIT-CNT.

En diálogo con INFO24 Pico evaluó la presentación realizada este lunes 8 por la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, en torno a ciertos resultados financieros de la gestión oficial, centrados en lo fiscal.

La entrevistada señaló que “el énfasis que viene poniendo el gobierno en materia de resultado fiscal en este contexto de crisis económica y social llama un poco la atención”, porque si bien la meta de un registro fiscal bajo es compartible, en este gobierno “tiene como contracara la escasa inversión que se ha hecho justamente en contrarrestar los efectos de la crisis”, criticó.

De hecho, frente a la debacle económica casi global precipitada por la pandemia, “la disminución del déficit fiscal es hoy una variable en la que la mayoría de los países del mundo no están poniendo los ojos, y no es la variable más relevante para la mayoría de la gente”, que en nuestro país atiende a “qué va a pasar con la actividad económica, con el empleo”.

Pico recordó que, en sintonía con esa diferencia de prioridades, las tasas de interés a nivel internacional “en este contexto” de crisis mundial “tienden a ser bajas” y es habitual que “permanecen bajas por bastante tiempo”, o sea que “hoy es barato endeudarse”. También sucede que “hoy es beneficioso para el país endeudarse y termina siendo menos costoso que dejar un tendal social y económico o transferir problemas para más adelante”, reflexionó.

Cuestionó después varios tramos de la presentación de Arbeleche sobre la gestión financiera del gobierno desde marzo pasado y algunas de las cifras que exhibió como virtuosas. Por ejemplo, que “un tercio de lo que se gastó en el Fondo Coronavirus fue de seguro de desempleo y eso  no es una medida excepcional que se tomó de cara a la crisis, es algo que ya existía”.

La ministra pretendió en sus palabras que en el año transcurrido no hubo aumentos tributarios, pero la economista del Cuesta Duarte recordó que “sí hubo algunas subas de impuestos: a principios del año pasado se redujo la devolución de IVA al pago con medios electrónicos y eso en definitiva es un aumento de impuestos. Y después hay otros aumentos de impuestos que los vamos a empezar a ver este año”, como el de la base “del IRPF”.

Además, “la rebaja salarial de los trabajadores públicos que se traslada a jubilaciones y pensiones no es un impuesto explícitamente, pero es una manera de financiar una reducción del déficit” fiscal. Y “tampoco es claro en la presentación cuáles fueron los ingresos del Fondo” Coronavirus.

Luego, Pico abordó las perspectivas de la economía de cara al país real. “El gobierno tenía originalmente una previsión de una caída del orden del 3%, 3,5%, y un crecimiento en 2021 de más o menos el mismo monto; y hoy la mayoría de los analistas privados que responden a la Encuesta” mensual de Expectativas Económicas “del Banco Central (…) están hablando de una caída más cercana al 6% y de una recuperación, sí, del orden del 3%. Por lo tanto, eso indicaría que nos va a tomar varios años, o por lo menos más de un año, volver a los niveles de actividad pre-covid. Y, por lo tanto, la reactivación de la economía va a ser mucho más lenta de lo que se esperaba, la reactivación del empleo va a ser mucho más lenta; y veremos si el gobierno sigue en esta apuesta de, por la vía de la mejora de las cuentas públicas, ser un atractivo para la inversión privada; y hasta cuándo vamos a esperar que (…) llegue a Uruguay y ayude en la reactivación”.

En cuanto a esas expectativas oficiales, “desde nuestro punto de vista este camino que se ha elegido para transitar la crisis no ha sido el más adecuado porque ha recaído un peso muy grande sobre los trabajadores, los jubilados, la mayor parte de los hogares (…) que vive de los ingresos por el trabajo”.

“Entre marzo y noviembre se perdieron unos 70.000 puestos de trabajo con respecto al año anterior. Ya el salario tuvo una caída durante este año de 1,7% en promedio respecto al año anterior, y este año que vamos transcurriendo veremos una nueva caída de acuerdo a las pautas salariales”.

Dadas las decisiones oficiales tomadas hasta ahora, “la salida de la crisis va a ser muy costosa para la mayor parte de los uruguayos”, pronosticó Pico.