Foto: Nicolás Celaya /adhocFotos
El Plan Juntos es hoy casi una empresa que construye viviendas, cuestionó la diputada frentista Cecilia Cairo
27/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201027_Cairo.mp3

Entrevistada en InterCambio la diputada frenteamplista Cecilia Cairo transmitió preocupación por la ausencia de política oficial de Vivienda y alertó que en el gobierno “hay una decisión clara de terminar las obras” del Plan Juntos “en Montevideo e ir para el Norte” hacia “Artigas” y “Rivera”.

Cairo inició la entrevista refiriéndose a la decisión del Ministerio de Salud Pública de discontinuar un convenio con la Facultad de Odontología para brindar atención y cuidado a la salud bucal de la población del Plan Juntos.

Ante una decisión así “uno se pregunta cuál es la orientación del gobierno” dado que “este convenio es de 50.000 dólares por año, no es nada” en cuanto a la dimensión financiera, pero en cambio “hay familias de todo el país que vienen a atenderse (…) desde las caries hasta una prótesis” dental.

Eso es “fundamental para la inserción, poder conseguir trabajo, para poder sonreír, y va desde los niños hasta los mayores. Se atendieron más de 4.000” personas y entonces “es inexplicable” la decisión, que al parecer y tras varias gestiones “se va a rever”. La cartera fundamentó aquello en la imposibilidad de realizar la atención odontológica por “la pandemia”.

Y no se trató de una excepción, sino que “esto está sucediendo en todos los planes que tenemos” para ayudar a “familias que estaban y están fuera” de acceso a recursos económicos estables y menos aún son sujeto de crédito.

Otro de esos planes es el de “emprendimientos productivos, más de 58 en todo el país, que las familias del Plan Juntos fueron construyendo” con cooperación estatal y de colectivos sociales, lo que les abría camino a otra necesidad básica imprescindible para la vida como es “una salida laboral”.

“El Plan Juntos es hoy casi una empresa que construye viviendas”, criticó la diputada del Espacio 609, quien advirtió además que en el gobierno “hay una decisión clara de terminar las obras en Montevideo e ir para el Norte” del territorio, sobre todo hacia los departamentos de “Artigas” y “Rivera”.

En el oficialismo “pretenden ampliar las familias que pueden estar en el Plan Juntos” y “la razón para mí es una sola: hay gente que no puede entrar en las condiciones planteadas por el Plan y hay interés en que entren”.

Sobre la génesis de este programa destinado a ayudar a muchas de las personas más vulnerables, “creo que Pepe lo que hizo primero fue exponer de forma descarnada ante toda la sociedad la situación de muchas mujeres del país”, a las que “no veíamos” por estar socialmente invisibilizadas. Recordó que “en el periodo pasado se resolvió darle institucionalidad y pasó a ser un programa más del Ministerio de Vivienda, que trataba una población específica”, a partir de lo cual “tomó un rodaje importante”.

Pero “el Plan Juntos no es el problema” sino que “construimos una sociedad del odio, terrible”, en la que “si sos pobre sos vago, si sos vago sos ladrón y si sos ladrón vivís del Estado”, sociedad que “construimos sin querer entre muchos”. Como “en Europa el enemigo es el inmigrante”, en Uruguay es el pobre, pero “el Frente Amplio no logró revertir ese discurso” ni supo “construir uno diferente de que hay un culpable de lo que me pasa”.

Cairo recordó el nudo de repetición intergeneracional de pobreza, carencias básicas y falta de oportunidades en miles de familias, carencias y ausencias que ejemplificó citando tanto casos concretos de mujeres solas con hijos como marcos estructurales que reproducen las desigualdades e injusticias.

Alertó que “el recorte” presupuestal en curso “es de más de 5.000 millones de pesos”. A la “línea de base, (…) que hoy es de 9.000 millones de pesos, se la baja y pasa a 8.000” millones por efecto del “decreto 90/2020 (…) y no existe esa continuidad del aumento del Fondo Nacional de Vivienda”.

También “perdemos el Plan Nacional de Relocalizaciones”, de las que “hicimos más de 2.126 en el periodo pasado. Estoy hablando de familias que viven en terrenos inundables y contaminados que tenemos que trasladar. Hoy está planteado que en todo el quinquenio habrá 208, nada”.

En el Parlamento “nos dijeron que el presidente quiere hacerse cargo de los asentamientos, entonces se lo quiere llevar a Presidencia para que funcione más rápido, cosa que funciona igual en el Ministerio de Vivienda. Llegué a preguntarles si lo que le faltaba era confianza en la ministra”, contó Cairo.

Lo cierto es que “hay asentamientos que están para empezar el año que viene y no los van a empezar porque no les permiten usar el préstamo”. Advirtió que “lo mismo pasas en cooperativas”, dado que “no hubo sorteo en Junio” y se agrega ahora que “no hay sorteo previsto para Diciembre”.

Asimismo, para “el Programa Mejoramiento de Barrios, que incluía 8.000 familias con una regularización total, que terminaría en este quinquenio, ya se habla de que son 5.000 (…) y hay obras que se enlentecen, que no están funcionando” y otras que “deberían comenzar y no comienzan”, describió.

Al mismo tiempo, “como el Fondo Nacional de Vivienda sabe que tiene una reducción y que no les van a dar” los recursos necesarios para ejecutar, “inventan el fideicomiso, que se va a llevar la mitad del presupuesto del Fondo”, o sea “4.000 millones” a distribuirse “en tres fideicomisos” y en uno participarán “sociedades anónimas para construir nuevas viviendas”. “En esas sociedades anónimas el Estado va a poner dos tercios del capital y el privado va a poner un tercio, que puede ser en dinero o en terrenos”.

En el gobierno aseguran que con ese dispositivo construirán “12.000 viviendas”, algo improbable porque ni se ha comenzado. Además, “esas empresas que hacen esto son las mismas que construyen las mal llamadas viviendas de interés social promovidas” y esto “compromete al Fondo Nacional de Vivienda por 20 años”. El asunto “es una vergüenza”.

“¿Quién maneja esas sociedades anónimas? No va a ser el Estado”, advirtió Cairo.