EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Por Decir Algo

El nombre de la rosa: partido FARC cambia a Comunes para buscar el poder en Colombia
08/02/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/02/210208-02-TELE-FARC-CAMBIA-DE-NOMBRE.mp3
Descargar Audio

El Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), cuyo símbolo es una rosa, cambió su nombre por el de Comunes. También definió la estrategia para afrontar este año preelectoral y la búsqueda de alianzas con el objetivo de ser parte de una opción real de Gobierno en Colombia en 2022.

El 20 de julio de 2018 se vivió uno de los tantos días clave en la historia reciente de Colombia. Fue la participación por primera vez de exguerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia en una sesión del Congreso, ocupando los escaños reservados para ellos en los acuerdos de paz de 2016.

A dos años y medio de aquella primera sesión, muchos avatares políticos han seguido sacudiendo al país sudamericano. Desde la salida de Juan Manuel Santos del Gobierno el 1 de agosto de 2018 y con la llegada de Iván Duque —heredero político del expresidente Álvaro Uribe—, la hoja de ruta trazada para superar un conflicto armado de más de 50 años de duración cambió radicalmente.

Tanto desde las filas de los exguerrilleros y de otras agrupaciones progresistas, como desde la sociedad civil, se denuncia que el Poder Ejecutivo lejos de querer cumplir con los acuerdos los está violando sistemáticamente.

Esto se refleja en el aumento de la represión y censura social y en la violencia política contra opositores al Gobierno, líderes sociales y exintegrantes de las FARC que adhirieron al proceso de paz y vienen siendo asesinados. Desde 2016 a la fecha ya suman 253.

Gente como uno
«Propusimos Comunes porque nos identifica con la gente», explicó a Sputnik la senadora Sandra Ramírez, dirigente histórica de la guerrilla y una de las principales referentes de la fuerza política.

«La realidad nos impone en este momento el cambio. Hay una dura estigmatización al nombre FARC, una gran carga negativa y una gran confusión que genera en el común de la gente. Esto es lo que nos motivó», explicó.

«Nosotros queremos nuestro nombre, porque quienes conformamos la guerrilla y firmamos el acuerdo, sabemos lo que significa para cada uno de nosotros FARC, lo llevamos en el corazón. Pero la realidad del país nos impone otras cosas», amplió Ramírez.

Asimismo, se refirió al hecho de que exintegrantes del partido FARC como Jesús Santrich e Iván Márquez hayan retomado la lucha armada bajo el nombre histórico de la guerrilla.

«Nos confunden y además la gente nos reclama: ‘¿quienes son ustedes al fin?, ¿los que están allá, los que están acá?, ¿cuál es el sendero que ustedes tienen?’. Pero también la realidad es que la derecha nos echa todo en la mochilita para confundir a la gente», apuntó la entrevistada.

Estrategia
Aparte de la necesidad de superar el desgaste que les implicaba el nombre FARC, esta fuerza política también se reformuló en otros aspectos porque, de acuerdo con la explicación de Ramirez, tienen aspiraciones serias.

«El objetivo es convertirnos a mediano plazo en una alternativa política real, con opción de poder. Para eso se requiere que la gran mayoría del pueblo colombiano cuente con una herramienta política que proponga transformaciones profundas para el país y con la cual se identifique plenamente», planteó.

En 2022 habrá elecciones para el Congreso y para presidente, aunque como lo dijo Ramirez, «todo el mundo ya está pensando en esas elecciones. Nosotros no somos un partido electorero, pero es una tarea muy importante que tenemos que adelantar».

«Nos dimos a la tarea de reflexionar alrededor de una estrategia electoral que contempla puntos básicos para una gran convergencia», indicó.

Estos puntos se refieren a paz, salud, educación, trabajo, tierra y medio ambiente. La intención es que a partir de esa unión poder «arrebatarles el poder o por lo menos convertirla en un muro de contención a este proyecto fascista que hay en nuestro país», aseguró Ramírez.

Voto castigo
La senadora de Comunes sostuvo que existen puentes tendidos con las fuerzas alternativas y otros sectores pro- paz para «crear una gran convergencia para contener al fascismo», y para «avanzar en un Gobierno de transición de la guerra a la paz».

«La sociedad de Colombia lamentablemente votó por un Gobierno de derecha, antipaz, que está pensando y gobernando para el sector financiero. (…) No se preocupa por grandes mayorías, no hace ni dice. No se entiende lo que hace, parece que estuviera gobernando para otro país, no para el que lo eligió», afirmó.

Para la senadora, es posible que estas fuerzas reciban «un voto castigo para la derecha y las políticas neoliberales que se han impuesto y que no han alivianado al común de la gente. Ese voto castigo también se puede dar en nuestro país».



Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/m24/public_html/wp-includes/functions.php on line 4757