EN VIVO

Estación Piazzolla

El Hotel del PIT-CNT refleja “un cambio cultural del movimiento sindical respecto a estas temáticas que trascienden su rol fundamental”
27/05/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/05/20190527-melgarejo.mp3
Descargar Audio

InterCambio transmitió este lunes desde el Hotel Parador Punta Gorda en el Departamento de Colonia, proyecto que desarrolla el PIT-CNT y allí entrevistó al actual responsable de su administración, el secretario ejecutivo de la central sindical, Gabriel Melgarejo.

Melgarejo señaló que el funcionamiento efectivo del hotel en manos de la central todavía “no llega al año” y destacó que la asunción del proyecto se explica por “un cambio cultural del movimiento sindical respecto a estas temáticas” que trascienden “su rol fundamental” de lucha laboral, salarial y democrática.

Se trata de incorporar paulatinamente un valor como “el derecho a vacacionar del trabajador” para que éste “pueda tener acceso” como cualquier otra persona a “un derecho humano” al que decenas y centenares de miles no pueden acceder solamente a través de su salario.

Recordó como antecedente de esta línea de acción que hace pocos años “arrancamos con el Camping de La Paloma”, hasta que recibieron “una llamada cinco años atrás del Ministerio de Turismo ofreciéndonos este hotel” en desuso para desarrollar el proyecto turístico sindical.

“Vinimos con Fernando (Pereira, presidente del PIT-CNT)” a verlo y se encontraron con “una contradicción” entre “un lugar increíble” por su belleza paisajística y “un deterioro espantoso” de las instalaciones. “Una contradicción estética” que primero produjo desánimo en Melgarejo, pero luego la habitual capacidad “de Fernando (…) de ver más allá” les permitió vislumbrar las posibilidades y les llevó a asumir “este desafío”, relató.
Tomada la decisión de concretar el emprendimiento, se diseñó al efecto un “plan de obra que duró cinco años” durante los que no faltaron “escollos”. Se realizó “una inversión muy importante” sostenida por “campañas financieras” del conjunto del movimiento sindical, hasta que “en noviembre del año pasado” concretaron “la inauguración de este hotel”.

Para realizar las obras “contratamos a los trabajadores de nuestro propio Sindicato” del rubro, el SUNCA, conformando “una cuadrilla propia” que trabajó con el “doble sentido” simultáneo de “la dignidad de su trabajo” y “la camiseta puesta” de algo propio con “mucho amor” y “mucho cariño”.

El hotel “tiene 14 habitaciones” y cuenta con “capacidad de albergar a entre 30 y 32 personas”, explicó Melgarejo. “Tenemos que asegurar un equilibrio económico que permita el funcionamiento y el mantenimiento”, objetivo para el que “no es una ecuación positiva” el disponer de “un número de habitaciones” tan bajo. Por eso concibieron que sea “un proyecto en etapas” y las siguientes consistirán en edificaciones para ofrecer otros servicios de esparcimiento, así como “climatizar la piscina”.

El entrevistado resaltó las características del emplazamiento. Se ubica en “el lugar en que (Charles) Darwin en 1830 descubrió fósiles de medusas”, también “se supone que en este lugar perdió la vida Juan Díaz de Solís” y que “a medio kilómetro estaban las baterías de (Fructuoso) Rivera”.

Además marca “el kilómetro cero del Río de la Plata” y está “enfrente a la desembocadura del Paraná”, que constituye “el único delta mundial de agua dulce”. El proyecto turístico de la central asume asimismo el desafío de “convivir a cuatro kilómetros del puerto granelero más grande de Uruguay” (Nueva Palmira) y el área tiene en general “un potencial para explotar”.

El entrevistado contó que al inicio “teníamos resistencias”, especialmente de actores privados y gente que pensaba que en torno a esta iniciativa “el país se iba a convertir en un bunker sindical”. Contrastó el hecho de que “hay alrededor un desarrollo inmobiliario muy importante que no lo disfrutan los uruguayos”.

Entre esas resistencias, “venían los hoteleros” de la región “a preguntar qué íbamos a hacer nosotros con esto”, reflejando entre otras cosas “mistificaciones que son complejas” en términos de imaginario social. Sin embargo, casi un año después de estar funcionando, “las primeras reacciones en la zona son muy positivas” al poderse apreciar “lo que ha hecho la central con este hotel”, subrayó.

Detalló que se trata de “un proyecto mixto” compartido entre “un compañero de Nueva Palmira que tiene una empresa de catering” que provee los ya prestigiados servicios gastronómicos del centro turístico, y “la parte del hotel” que “administra el PIT-CNT directamente”.

El hotel brinda la opción de “poder venir a almorzar, cenar” o comer en cualquier momento del día sin alojarse en sus instalaciones como pasajero, siendo un “proyecto abierto a toda la ciudadanía” más allá de que “el afiliado al PIT-CNT” tiene beneficios en los precios de los servicios. Trabajan “ocho personas” más “la cocina” del servicio mencionado.

“Hay experiencias en el mundo donde convive el desarrollo con el turismo, y acá tenemos que hacerlo convivir” como desafío de necesidades complementarias, resumió Melgarejo.