El gris es el nuevo rubio: las canas se imponen como tendencia
27/02/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/02/200226-03-ZV-CANAS_1.mp3

Desde hace unos dos años el pelo gris se empezó a poner de moda, cada vez más mujeres deciden lucir con orgullo sus canas, e incluso algunos jóvenes eligen teñirse de este color. A tono con la tendencia de lo natural, teñirse completamente el pelo ya no es una opción. Un estilista nos contó cómo lucir mejor el llamado ‘granny hair’.

Hasta hace pocos años teñirse el pelo era casi una obligación para las mujeres si querían seguir luciendo jóvenes ya que se creía que las canas avejentaban. Sin embargo, la tendencia actual dice todo lo contrario: el pelo blanco rejuvenece.

En instagram se empezaron a publicar fotos con el hashtag #grannyhair (pelo de abuela). A partir del 2017 en la red social Pinterest aumentaron las búsquedas con los términos going gray (ir al gris).

El documental Gray Is the New Blonde (El Blanco es el Nuevo Rubio) muestra este cambio cultural en mujeres de todas las edades, etnias y contextos socioeconómicos que ya no piensan que tienen que taparse las canas para verse atractivas.

«La tendencia surgió hace unos dos años cuando algunas mujeres empezaron a usar el cabello gris. Creo que va por la comodidad de no estar expuestas a la coloración tan seguido e ir en busca de lo natural y de aceptarse a sí mismas», dijo Alberto Godoy, dueño de una peluquería que lleva su nombre en Argentina.

Según lo que observa en su salón, así como ellas comenzaron a dejarse el pelo gris los hombres empezaron a taparse algunas canas, aunque no todas. Ambos buscan adoptar un look natural pero a la vez cuidado y para eso es importante la transición —del cabello con color al blanco o gris— que puede llevar un año.

«Tampoco sugiero que se queden 100% con el cabello natural sino que tras de eso se hagan algunas mechas o destellos de luz en algún color cálido o castaño, según la piel, acompañado de un buen corte. Así se obtiene un estilo muy francés» agregó Godoy.

Él cree que esta tendencia «atrevida y transgresora», que empezó en Europa hace ya más de 10 años, se instaló tarde en Latinoamérica pero llegó para quedarse debido a que hay una búsqueda de lo natural en todos los ámbitos.