˂ Volver a Portada

El gobierno transmite una falsa sensación de seguridad y de no saturación aseguran desde el SMU

Javier Calvelo / adhocFOTOS

Escuchar


“El flujo de pacientes que tenemos de covid-19 está sobrecargado en todos los niveles asistenciales, desde la consulta domiciliaria hasta la terapia intensiva” dijo a El Menú del día Gustavo Grecco, presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU).

“El primer nivel asistencial está en una situación casi que dramática, el volumen de pacientes a controlar, a asistir, a detectar rápidamente los síntomas que alerten sobre una agravamiento de la enfermedad, que requieren una rápida intervención terapéutica para prevenir la muerte, está desbordado” aseguró.

“Todas las estructuras de asistencia en el primer nivel de atención, particularmente en ASSE, tiene una sobrecarga que no es posible abastecer de forma satisfactoria con los recursos disponibles” señaló Grecco.

“Estamos muy preocupados por esta situación, por lo que pasa a nivel de internación, y terapias intensivas, donde la falsa sensación de seguridad y de no saturación, oculta lo que estamos viviendo dentro del sistema de salud” afirmó. Al ser consultado sobre quién transmite esa falsa sensación de seguridad y de no saturación, Grecco respondió que el gobierno.

El galeno indicó que en algunos hospitales puede haber saturación, mientras que en otros la situación es literalmente de desborde, particularmente en los departamentos fronterizos, donde la capacidad asistencial está totalmente sobrepasada.

“La disponibilidad de una cama de CTI para asistir, no es sólo tener el espacio físico, se precisa un recurso humano calificado en condiciones de asistir adecuadamente” remarcó.

Para que haya mil camas operativas de terapia intensiva como manifiestan las autoridades, se requiere personal que cubra esas cargas horarias y hoy el país no las tiene aseguró el presidente del SMU.  Agregó que para cubrir esa carga horaria los trabajadores se sobrecargan trabajando hasta 80 horas semanales totalmente sobrecargados.

“El país está pagando el costo en vidas humanas por la transmisión comunitaria descontrolada” afirmó el médico agregando que la forma de prevenir esto es reducir drásticamente la movilidad.