El gobierno mantiene el «tic nervioso anterior a la pandemia» sobre el déficit fiscal, afirmó catedrático en historia económica
19/09/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/09/20200919_LUISBÉRTOLA.mp3

Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS

Luis Bértola, catedrático en Historia Económica de la Universidad de la República, dijo a INFO24 que mientras en Uruguay el gobierno insiste con bajar el déficit fiscal en el marco de una situación crítica producida por la pandemia del covid-19, hay países en todo el mundo que están utilizando al Estado como «un dinamizador de la economía».

«Aquí seguimos con un tic nervioso anterior a la pandemia, repitiendo el mismo slogan, de que lo superlativo es el déficit fiscal, cuando podríamos estar usando al Estado y el propio gasto público como una fuente adicional para estímulo a la demanda», indicó a INFO24 el doctor y catedrático en Historia Económica, Luis Bértola.

El especialista señaló que ahora el debate político debe centrarse en cómo entender el gasto social. «Si hoy nosotros decimos, hoy es un gasto que implica mayor endeudamiento y por eso no lo queremos encarar… el problema es que, en el mediano y largo plazo, mantener gente que queda sumergida en la pobreza va a tener un costo agregado mucho mayor», señaló.

En este sentido, sostuvo que las proyecciones presupuestales evidencias que habrá un gasto público estancado y bajo fuertes reestructuras en la órbita del Estado. «Esto responde a la idea de encontrar un equilibrio fiscal mediante la reducción salarial del sector público y de los servicios y prestaciones que ofrece», acotó.

Bértola manifestó que ante la situación crítica que ha producido en la pandemia en el plano de la economía, sumado a la orientación del gobierno de contraer el gasto, habrá gente que le será difícil volver al punto de partida, «porque se pierde en educación, se pierde en experiencia laboral, se pierde en capacidades».

«La crisis del 2002, recién después de 7 u 8 años logramos reducir los niveles de pobreza que teníamos antes. Son procesos muy costosos. Sobre todo, para la gente que está en peores condiciones, que tiene menos educación, que tiene menos capital social, menos posibilidades, y sobre todo esto afectará mucho a los jóvenes», añadió.

Si bien desde el punto de vista sanitario las políticas implementadas por el gobierno para contrarrestar la propagación del covid-19 en Uruguay, hasta ahora, fueron exitosas, fundamentalmente porque el Poder Ejecutivo ha sido bien asesorado por el Comité de Expertos Científicos y porque existe una adecuada estructura del sistema de salud, desde el punto de vista social, el Poder Ejecutivo ha hecho esfuerzos «bastante tímidos».

Además, Bértola especificó que el gobierno quedó embretado en una discusión con la Cepal por las bajas cifras del gasto para contener los efectos económicos de la pandemia, atribuyéndolo al sostén satisfactorio de las políticas sociales y sanitarias heredadas, mientras en campaña cuestionaba a los gobiernos frenteamplistas por haber incurrido en un «despilfarro».

«Lo poco que ha hecho el gobierno se condice con su discurso pre pandemia y su práctica durante el período, que es mantener esa política de ajuste muy fuerte del gasto público», expresó.

Recordó que la Cepal utiliza los propios datos que envía el gobierno uruguayo para su análisis, ya que el organismo internacional no elabora cifras propias.

Por otro lado, indicó que el impacto de la pandemia ha sido importante, pero ha sido desparejo, en el sentido de que existen personas que tienen un ingreso fijo y hay quienes no, lo que genera un aumento de las desigualdades.

El profesional explicó que tampoco sabemos cuánto va a durar esta situación, mientras hay señales de reactivación económica, aunque existen sectores que seguirán estando sumergidos.

«Se puede anticipar que vamos a tener una temporada turística bastante mala, que repercutirá en otros sectores», subrayó.