EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Todo Por La Misma Plata

El gobierno de Lacalle es «el niño cero falta en la alineación de la política exterior estadounidense», dijo Caggiani
16/09/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/09/20200916_CAGGIANI.mp3
Descargar Audio

La propuesta de Trump de designar al estadounidense Mauricio Claver-Carone como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), lo cual Uruguay apoya, responde a una estrategia general de Estados Unidos, de tener mayor presencia en América Latina.

El diputado del Frente Amplio, Daniel Caggiani dijo a INFO24 que la política exterior estadounidense lo llevó a distanciarse de ámbitos bilaterales de la ONU, retirando fondos económicos, mientras pretende tener mayor presencia en América Latina.

Esta presencia responde al panamericanismo, «una vertiente que se ha promovido en el marco de la segunda guerra mundial y ante la aparición del bloque soviético (…) para ello se creó la OEA». En esta línea Estados Unidos creó el BID.

Hoy este organismo cobra importancia por el recrudecimiento de los efectos de la pandemia y por el avance de China en la región, por ser uno de los principales socios comerciales de los países latinoamericanos».

«Uno de los programas que está trabajando el gobierno de Estados Unidos se llama América Crece, un programa de financiamiento de infraestructura de empresas estadounidenses en América Latina (…) el BID apalanca 18 mil millones de dólares para ese programa», explicó Caggiani. El gobierno de Lacalle ha sido «el niño cero falta en la alineación de esta política exterior», acotó el legislador frenteamplista.

Caggiani dijo que el actual gobierno uruguayo cumple todos los deberes y responsabilidades que Estados Unidos le asigna, para poder contribuir a esta estrategia más global. «Es preocupante porque Uruguay tiene intereses muy importantes. Su principal socio comercial es China; más de 2.500 millones de dólares de nuestras exportaciones derivan al mercado chino y meterse a ser un eje funcional, un peón de esta estrategia de Estados Unidos en la región, no hace bien a los intereses del país», agregó.

Cuando el Banco fue creado se estableció por consenso —de manera explícita pero no escrita— que la presidencia siempre estaría a cargo de un latinoamericano, y que la vicepresidencia siempre sería para un estadounidense y que su sede estaría en Washington. Ahora Estados Unidos propone que el BID lo presida también un norteamericano y Uruguay acuerda esa posición.