˂ Volver a Portada

Ec. Alejandra Pico - Cuesta Duarte

El Estado tiene que defender y tratar de mejorar las condiciones de trabajo, incluido el salario como reactivador de la economía interna

Logo de M24 en blanco

Los presidentes de las cámaras de Industrias (CIU) y la de Comercio y Servicios (CCSU), Alfredo Antía y Daniel Sapelli, respectivamente, presentaron al gobierno una propuesta tendiente a la elaboración de un proyecto de Ley que flexibilice las relaciones laborales.

En dicha propuesta se habla de aspectos tales como negociación y modernización laboral, incentivos tributarios para el sector empresarial y a la posibilidad de contar con un régimen de “contrataciones de emergencia”.

Según afirma Antía, el mandatario Luis Lacalle Pou recibió estas iniciativas con “buena disposición” y de un “modo empático”.

Se plantea, por ejemplo, algunas medidas de “modernización” laboral que incluiría flexibilidad horaria y para tomar licencias  en micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). A su vez considera la posibilidad de habilitar contratos “de emergencia” sin derecho al seguro de paro, con un nivel salarial 30% por debajo del laudo de la categoría que corresponda, aunque se aclara que la remuneración no podrá ser  menor que un salario mínimo nacional.

Con respecto a las aportaciones proponen la eliminación de algunas cargas impositivas y la “eliminación gradual” del Impuesto al Patrimonio empresarial.

A todo esto se refirió la economista Alejandra Pico, del Instituto Cuesta-Duarte, en un primer análisis de las propuestas de estas dos cámaras empresariales.

Entre los múltiples aspectos reseñados por Pico está su afirmación de que el salario no es un impedimento para la generación de puestos de trabajo sino que, por el contrario,  es dinamizador del mercado interno.