«El espacio empieza a ser uno de los puntos más calientes a nivel geopolítico»
16/04/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/04/200415-02-TELE-CARRERA-AEROESPACIAL-1.mp3

«El jugador número uno e indiscutible que está apareciendo es China. El otro que tendría que nombrar es Rusia, pero ya tiene una presencia espacial súper histórica», señaló el geopolitólogo Damián Jacubovich, al comentar una de las razones que habría tenido Donald Trump para decretar de los recursos en el espacio exterior.

«El espacio exterior es un dominio legal y físicamente único de la actividad humana, y EEUU no lo ve como un bien común global», dice el documento firmado por el presidente de ese país el 6 de abril, al inicio de la semana que situaría a la nación norteamericana como la más afectada por la pandemia de COVID-19.

Ese día sumaban 367.385 casos positivos de coronavirus y 10.876 fallecidos. Desde entonces ambas cifras más se dispararon exponencialmente, llegando a este 15 de abril con un total de 614.246 enfermos y 26.064 muertos.

«Estoy bastante de acuerdo con algunos analistas que sostienen que se trata por ahora de una medida puramente propagandística», dijo Jacubovich sobre el «decreto espacial».

El entrevistado consideró que el objetivo personal de Trump es «mostrar un liderazgo y una ambición más fuerte que nunca (…) y revalorizar el brillo de la superpotencia estadounidense en una coyuntura que lo muestra bastante debilitado política y económicamente por la pandemia».

En noviembre el mandatario republicano buscará la reelección, algo que a principios de año parecía inevitable. Sin embargo las encuestas ya reflejan el descontento con el manejo de la crisis sanitaria y lo colocan en segundo lugar, en algunos casos más de 10 puntos por detrás del demócrata Joe Biden.

Al respecto, Jacubovich afirmó que va quedando de manifiesto que «la piedra angular de la estrategia republicana para la reelección será China y su ‘perversa responsabilidad’ en la propagación del virus, y la demócrata será apuntar a la mala gestión de la pandemia por parte del presidente».

Hasta el infinito y más allá

Acuciado por problemas terrestres Trump puso una vez más la mirada en el espacio. En agosto de 2018 había anunciado que crearía la Fuerza Aeroespacial como la sexta rama militar del Pentágono.

La amenaza ruso-china en el control del espacio fue uno de los argumentos del norteamericano para concretar esta iniciativa. «Si hay algo que sí hay que entender, es que el espacio es fundamental en la geopolítica mundial y las potencias lo entendieron a la perfección. Las capacidades de disuasión que antes estaban sobre el planeta tierra con portaviones, con misiles, han sido llevadas al espacio exterior», graficó el experto.

El geopolitólogo añadió que «la ecuación es cada vez más simple: el que controla el espacio controla la tierra a nivel de información, de espionaje, de todo. El espacio se está volviendo a nivel geoestratégico cada vez más importante».

«La humanidad no se puede mover sin internet, que es satelital, ahí está la clave del espacio exterior sin mencionar la cantidad de recursos disponibles que empiezan a haber a nivel de investigaciones en los asteroides, en la Luna», destacó Jacubovich.

Socios en la tierra y el espacio

El entrevistado afirmó que si bien «por ahora puede tomarse a la ligera lo de Trump porque está en un contexto electoral, no hay que perderlo de vista porque cada vez va a haber más tensiones en el espacio».

En este sentido señaló que actualmente se pueden ubicar a las «zonas más conflictivas en la tierra» en Asia Pacifico, el Mar de China, Medio Oriente o Venezuela. Pero también aseguró que «el espacio empieza a ser uno de los puntos más calientes a nivel geopolítico».

Desde su punto de vista la irrupción del gigante asiático marcó un punto de inflexión en la pugna que tanto EEUU como Rusia arrastran desde épocas de la Guerra Fría. «El antes y después de China ha sido en 2007 cuando hace una demostración de fuerza en el plano militar espacial destruyendo un satélite propio y enviando un claro mensaje de su capacidad».

Si bien Rusia y EEUU ya tenían esta posibilidad, el logro chino supuso un ingrediente extra dado que el binomio sino-ruso viene socavando desde la última década la hegemonía norteamericana en el plano político, económico, comercial y ahora también, poco a poco, en lo militar, agregó.

Las crisis y las oportunidades

«Una de las cosas que Rusia y China siempre le van a agradecer a Trump es haberles abierto un corredor geopolítico», dijo el especialista, en referencia al espacio por el cual uno o varios países se introducen «para poder ganar más peso a nivel de soft power en la comunidad internacional».

La pandemia ha ampliado ese «corredor geopolítico» por las actitudes y señales contrapuestas que el mundo recibió de parte de las tres principales potencias. Por un lado está «el aislacionismo» elegido por Trump, quien suspendió este martes 14 sus aportes a la Organización Mundial de la Salud en plena catástrofe sanitaria global.

Por el otro, según Jacubovich, en tiempos de crisis «Rusia y China han dado prueba de una solidaridad que esperamos que el mundo no olvide».

Este corredor habilitado por el presidente de EEUU tuvo como una de sus primeras demostraciones la ruptura del pacto nuclear con Irán. Y entre otras también se cuentan el reciente asesinato del general iraní Qasem Soleimami, el traslado de la Embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalen, entre «una larga listas de etcéteras».

«Esto ha hecho que la comunidad internacional y Europa sobre todo empiecen a mirar con otros ojos a Rusia y China, y a pensarlos seriamente como unos socios mucho más confiables que el cambiante EEUU», concluyó.