El día que falleció Gustavo en la calle por hipotermia, había 45 personas más sin poder ingresar a un refugio
06/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200706-ORGES.mp3

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

Romina Orges es vocera de los trabajadores del programa Calle del ministerio de Desarrollo Social (MIDES). Es una trabajadora tercerizada y cumple funciones en la cartera desde el 2014. Habló con InterCambio y explicó lo que ocurrió en la noche del miércoles en el que fallece en la calle, por hipotermia, el joven de 31 años, Gustavo Castro.

Orgues explicó que con la actual administración del MIDES existe una política de desmantelar algunos funcionamientos de trabajo, como el de «puerta de entrada». La trabajadora del ministerio explicó que antes se derivaba desde un lugar específico, que atendía presencialmente a personas en situación de calle, al resto de los refugios.

«Está bien que se prueben alternativas distintas respecto de cómo se deriva, lo que no hubo en esta situación o en este período de tiempo es un respaldo o una articulación que estuviera aceitada o bien planificada para que no se saturen los cupos y no logremos derivar a las personas en tiempo y forma», indicó Orges.

«En la noche que falleció Gustavo, lo que ocurrió fue que ese equipo de trabajo que estaba en el refugio, consultó a puerta de entrada, y ésta traslada que ya no había lugar y había una lista de espera de cuarenta y cinco personas para entrar a un refugio. Por más que un trabajador tuviera la voluntad de hacerlo, no estábamos autorizados a hacer eso, porque ya no había lugares para nadie», comentó.

En la administración anterior sucedía que puerta de entrada abría una lista de espera en distintos momentos del día, e iba registrando quiénes necesitaban tener un lugar. A las 20 todos los refugios pasaban lista mediante la utilización de un software y puerta de entrada podía determinar dónde permanecían cupos libres.

«Ahora eso cambió, las personas van directamente a las puertas de los refugios, se anotan a partir de las 18 horas que es cuando abren los refugios, y van quedando en una lista de espera que se organiza por orden de llegada. Ahora lo que hacemos es llamar a puerta de entrada a las 20 horas, imaginate que todos los refugios al mismo tiempo estamos llamando a puerta de entrada, para decirles quiénes tenemos afuera del refugio y ya no pueden entrar porque nuestros centros están llenos», informó.

«Ahí trasladamos los nombres y tenemos que esperar a que nos vuelvan a llamar y nos digan si hay lugar o no hay lugar. Si nos dicen que sí hay lugar nos pueden pedir que a determinadas personas les mandemos a otros lugares (les damos la dirección), que podrán estar cerca o lejos eso depende de los cupos», añadió.

Por el momento los trabajadores no pueden realizar un acompañamiento a la frustración que genera el hecho de que la persona no tenga lugar. En este sentido, destacó que existen situaciones complejas, como alertas meteorológicas, que pueden producir que no se recepcione de buena forma las negativas al ingreso de los refugios por falta de cupos.

Posterior a la muerte de Gustavo, el subsecretario del ministerio de Desarrollo Social, Armando Castaingdebat, dijo que en el refugio hicieron la denuncia a la Policía porque la persona que quería pernoctar había ocasionado daños. «La Policía hace el procedimiento, lo lleva, y por la información que estamos recabando ahora, sobre las 11 (de la noche) dan la orden de que no puede seguir detenido, y ahí es que vuelve a la situación de calle», explicó el jerarca.

Consultada acerca de la relación con las autoridades del ministerio, Orges dijo que «con nosotros no han hablado. Estamos en conflicto desde el mes de mayo. Está bien que se prueben alternativas distintas, pero sería mucho más provechoso el hecho de contemplar las experiencias de personas que venimos trabajando desde hace años”.

Orges explicó que quienes trabajan en el programa calle son trabajadores tercerizados y que estuvieron cumpliendo con sus tareas durante dos meses sin contratos y sin cobrar las partidas. «El 12 de junio entregamos otra proclama en Torre Ejecutiva. Nos llamaron desde Presidencia y nos aseguraron que del Mides nos iban a llamar para darnos una respuesta que tampoco llegó», concluyó.