El desafío es que lo público invierta más y activar al sector privado para apostar a investigación y desarrollo, dijo el presidente del CONICYT
11/08/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/08/20200811-MIGUEL-SIERRA.mp3

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

«En Uruguay el 81% de los investigadores está en educación superior; el 1% en el mundo empresarial y el 88% de la inversión en investigación y desarrollo es pública. Tenemos un fuerte peso en lo público con una inserción muy fuerte de investigadores en lo académico, cuando generalmente en el mundo la investigación pública y privada es un 50 y 50 y hay entre un 40% de investigadores en el ámbito empresarial», dijo el presidente del Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología (CONICYT), Miguel Sierra.

Sierra recordó a INFO24 que, a partir del 5 de julio, el CONICYT, la Universidad de la República y la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay, que son los tres organismos asesores del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo en ciencia, innovación y tecnología, emitieron un comunicado en el cual afirmaban que era momento de fortalecer la ciencia en Uruguay y no efectuar recortes previstos en el decreto del 11 de marzo, más conocido como 90/2020.

La emergencia sanitaria actual puso en evidencia la relevancia de la ciencia en el país.

El jerarca contó que luego hubo instancias de diálogo con el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, con la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche y su equipo económico, con el ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira, y en las comisiones del senado y diputados.

«Fruto de todos estos encuentros y del trabajo realizado por la comunidad científica en todos estos tiempos donde se ha requerido el trabajo y conocimiento de dicha comunidad para limitar y entender la propagación del covid-19, nos parecía que había que fortalecer y tener cuidado con los recortes. Entendemos que el sistema de ciencia y tecnología está en un proceso de consolidación, ya que Uruguay destinaba el 0,4% del PIB al sector. Estamos muy por debajo del promedio de América Latina, que es 0,65%; tenemos 1,2 investigadores cada mil habitantes de población económicamente activa», explicó Sierra.

El recorte caía en principio en el INIA (Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria), Parque Tecnológico de Pando, CUDIM (Centro Uruguayo de Imagenología Molecular), Clemente Estable y Anii (Agencia Nacional de Innovación e Investigación). Al principio se desactivó el Pedeciba (Programa de Desarrollo de Ciencias Básicas) y el IBSE (Instituto de Investigación Biológicas Clemente Estable).

«Actualmente estarían sin contemplar el Parque Científico y Tecnológico de Pando, el CUDIM, y está el tema de la Udelar que era un exhorto, ya que no puede ser contemplada en el decreto por la autonomía legal de la institución; pero lo que se ha visto es que los créditos mensuales que llegan a la Udelar en los últimos dos meses se han regularizado, así que ahora estamos en la expectativa de cómo podría afectar a la Udelar ya que esta institución es el corazón del sistema; ahí está el 80% de los investigadores que además están en dedicación total, las becas de la comisión académica de posgrado», expresó el titular de CONICYT.

El recorte del CUDIM (que depende del ministerio de Salud Pública) está calculado en el entorno de los 20 millones de pesos y el del Parque de Pando (depende del ministerio de Industria) ascendería a 5 millones. «Serían 25 millones que estarían afectando. Estamos viendo la UTEC (Universidad Tecnológica del Uruguay) también cómo la afecta», concluyó Sierra.