El contrabajista ucraniano que conquista las orquestas argentinas
13/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200711-01-DESTINO-RUSIA-92-1.mp3

Conversamos con Iván Nakapelyukh, contrabajista ucraniano de 27 años de edad quien desde hace tres años vive en la provincia de Tucumán, Argentina. Hace 12 años está radicado en este país sudamericano junto a su madre y hermano.

«Hace tres años estoy en la provincia de Tucumán, trabajando en la Orquesta Estable de la ciudad. Pero en Argentina llevo casi 12 años. Viví en Buenos Aires y después en Córdoba, en Chaco», dijo Nakapelyukh a Sputnik. Los cambios de ciudad constantes que realiza responden a su trabajo en la orquesta.

Sobre el motivo por el cual su familia eligió Argentina como destino, el joven ucraniano explicó: «Como dicen muchos, Argentina es el país de las maravillas. Aquí llegaron muchos extranjeros en busca de una vida mejor, y con mi familia también decidimos venir y estamos trabajando, cada uno en su rubro».

«Mi iniciación en la música fue a los siete años. Desde chico fui a una escuela de internado, donde estudiábamos y vivíamos dentro de la escuela, algo parecido a un monasterio o una escuela militar», agregó.

Desde niño le gustaban las cuerdas graves. «Quería tocar el chelo pero ya era medio tarde. Entonces decidí cambiar: me propusieron el contrabajo y dije ‘bueno, vamos a probar’, y me gustó. Hasta hoy sigo trabajando profesionalmente con el contrabajo».

Iván Nakapelyukh nació en la ciudad de Lvov, Ucrania, donde estudió. Por decisión de su madre, Iván y su hermano dejaron el país para vivir en Argentina. Primero fijaron residencia en Buenos Aires y luego se mudaron a la ciudad de Córdoba donde Iván, único músico de la familia, continuó sus estudios en el Conservatorio Provincial Félix T. Garzón. En la actualidad es parte de la Orquesta Estable de Tucumán.

«Los contrabajistas somos una especie aparte. Somos pocos, pero el principal tema es el transporte del instrumento y por eso muchos no se deciden por él [contrabajo], pero no es difícil tocarlo», consideró.

Para Iván, «la música es un idioma universal que todos manejamos, y lo clásico está en todo lo que escuchamos: rock, cumbia, cuarteto. En todo eso está la base musical armónica de la música clásica».

Su madre fue la primera en notar sus aptitudes musicales. «Tenía una amiga que era profesora de música que me escuchó cantar, dijo que era afinado y tenía buen oído, buena rítmica. Hice una audición para la escuela donde éramos como 200 participantes y quedamos sólo 14. Así me inicié».

La Orquesta Estable de Tucumán tiene sus orígenes varias décadas atrás. Su función ha sido la de acompañar musicalmente los grandes espectáculos de ópera, ballet y coro que colman el Teatro San Martín, el más importante de la ciudad.

Nakapelyukh contó que llegó a la Orquesta Estable por un concurso público abierto. «Me presenté a la audición, fui el de mejor puntaje, gané el cargo y me dijeron que me iban a contratar para trabajar con ellos. Y aquí estoy».

Consultado sobre lo que más extraña de su Ucrania natal, respondió que «el orden y la seguridad».

Hoy Iván tiene una academia de contrabajo, donde brinda clases a sus alumnos con el recuerdo de sus años de formación.

«Estoy tratando de crear una escuela de contrabajistas con el método que me enseñaron, más riguroso. Nosotros teníamos clases de música, de instrumento, dos horas a la semana bien intensas. Trato de hacer lo mismo para que valga la pena», reflexionó.

Destino Rusia se escucha los sábados a las 12 del día (-3 GMT) por M24 en Uruguay (97.9 FM en Montevideo y 102.5 FM en Maldonado).