˂ Volver a Portada

El concepto de libertad responsable está sometido a la circunstancia que vive cada persona; ¿existe la libertad en el marco de la extrema pobreza?

Escuchar


En su espacio de reflexiones en M24 el expresidente José Mujica acusó que “atrás de las vacunas hay un negocio y una competencia feroz”, mientras “gobiernos y pueblos se tienen que mover en esa realidad como pueden”.

Mujica abrió su columna de este viernes 23 de abril destacando que “en el mundo intelectual de la Economía (…) permanentemente hablan de la necesidad de transparencia (…) de ahuyentar el secreto en las operaciones económicas (…) salir del mundo de la opacidad, dicen. Y esto se ha transformado en una especie de lugar común en los discursos de nuestro tiempo y en el decir de mucha gente en nuestras sociedades, sobre todo en el mundo de la intelectualidad económica, política y jurídica”, puntualizó.

“Y esta pandemia nos ha traído, nos ha presentado, precisamente, la contracara, con una especie de manto de misterio. ¿Cuánto cuestan las vacunas? ¿Qué dicen los contratos, seguramente por millones de dólares? En este caso, de ninguna manera me las estoy agarrando con los gobiernos. Es evidente que las compañías farmacéuticas (…) exigen condiciones de contrato profundamente reservadas, por decir algo. Porque si hay una cosa que poco se ha difundido en este mundo, donde sobran las pantallas de difusión, es precisamente el contenido de los contratos y qué dicen”, anotó.

“Esta es una imposición mercantil que imponen aquellos que están en condiciones de vender vacunas. Y por lo tanto estamos muy lejos de saber los precios y sobre todo, hay comentarios por ahí de que Israel consiguió todas las vacunas rápidamente porque pagó más. Mejor dicho, ofertó más. Yo no sé si eso es cierto, porque no hay transparencia, no hay forma de poderlo asegurar”, lamentó el exmandatario. “Entonces, los discursos de muchos consejeros de la Economía, en estas circunstancias, suenan a taparrabos. La verdad es que atrás de las vacunas hay un negocio y una competencia feroz, que está por todas partes, y los gobiernos y los pueblos se tienen que mover dentro de esa realidad como pueden, y por lo tanto ni la cristalinidad ni la transparencia ni el contenido de los contratos son monedas de conocimiento corriente. Esta es una realidad más que ha confirmado esta pandemia” sobre “el mundo en el cual vivimos”, recordó.

Después Mujica reflexionó en torno a la libertad y comenzó por citar al inmunólogo Alejandro Chabalgoity cuando éste decía que “el concepto de ́libertad responsable ́ inequívocamente está sometido, en la realidad, a la circunstancia que le toca vivir a cada persona. Y para entender esto ponía un ejemplo: si un padre tiene que salir a trabajar, inevitablemente, porque tiene que hacer frente a las necesidades de sus hijos, va naturalmente a poner en riesgo su Salud porque va a correr el riesgo, inevitable, de crear condiciones más propicias para contaminarse, porque tiene una responsabilidad mayor, que es atender las necesidades de sus hijos”. Con lógica similar, continuó, “un pequeño empresario tiene la necesidad de defender su pequeña empresa y tiene que salir a hacer gestiones y a trabajar” para que “sobreviva su empresa en esta circunstancia. Y acá, la responsabilidad de mantener su empresa se coloca por encima de su libertad. No puede hacer ejercicio de la libertad de no ir a trabajar porque pone en riesgo su futuro y entonces en ese frágil equilibrio, la libertad de cuidarse queda naturalmente sometida a la ley de la necesidad”, graficó.

Ejemplificando con varias definiciones de la RAE, remarcó que “la libertad está constreñida, enormemente pautada, por cosas paralelas que establecen el capítulo de la necesidad”. Porque “el concepto de la libertad es muy vasto, pero hay que reconocer que la libertad, una vieja quimera humana, va tomando características distintas según las circunstancias de un pueblo, la época en la cual vive y el trasfondo cultural y material de una sociedad”.

Al respecto, el líder del MPP interrogó al aire: “¿Cuál es el margen de libertad de los más pobres, sometidos a la ley de la necesidad? Sí, existe la libertad infinita de morirse de hambre debajo de un puente, como decía un pensador clásico francés, pero convengamos que ese tipo de libertad es poco recomendable, por lo menos”. Y siguiendo ese hilo de razonamiento, “¿existe la libertad en el marco de la extrema pobreza?”, se preguntó. “Es difícil entender el concepto de libertad sin un margen importante de justicia social, de equidad, de mínimas condiciones de relativa igualdad”, recordó.