El accionar de Manini contra el sistema de Justicia es peligroso para la democracia, asegura el diputado del Frente Amplio, Gustavo Olmos
06/08/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/08/20200806-OLMOS-web.mp3

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

Luego de que ingresara al Parlamento el proyecto de ley presentado por Cabildo Abierto acerca de reinstalar la Ley de Caducidad, INFO24 habló con el diputado del Frente Amplio, Gustavo Olmos, quien manifestó que este movimiento del senador Guido Manini responde a un ataque a la Justicia ya que le preocupa los avances en materia de juzgamiento de los crímenes cometidos en dictadura.

Para el diputado frenteamplista Gustavo Olmos del sector Marea Frenteamplista, el senador Guido Manini Ríos «está embarcado en una ofensiva contra el Poder Judicial», en una campaña contra la institución que administra la Justicia y que por estos días se ha pronunciado formalmente a favor del procesamiento con prisión de militares retirados por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura.

«Y en ese terreno, en esa campaña atropella a las instituciones, como el Poder Judicial y está un día sí y al otro día también poniendo en la agenda declaraciones absolutamente lesivas a lo que es el ordenamiento institucional. Es peligroso para la democracia. Está cuestionando continuamente al Poder Judicial, está cuestionando decisiones que toman libremente los fiscales, está involucrado también su propia situación procesal, en la cual está a la espera del desafuero y enfrentar las decisiones que tenga la Justicia en esa materia», sostuvo.

«Su discurso es de absoluto desprecio a cualquier opinión que no sea la propia. Trató al presidente Vázquez de canalla en su momento, ayer trató de cipayos y apátridas a los legisladores que votaron modificaciones legales emanadas de las opiniones de organismos internacionales. Ha sido agresivo con el fiscal Jorge Díaz», añadió.

El proyecto de ley presentado por Cabildo Abierto, que tiene como objetivo volver a legalizar la ley de Caducidad, contiene siete artículos y fue remitido a la Comisión de Constitución y Legislación para su análisis.

La democracia no funciona verticalmente, como en las Fuerzas Armadas, «sino en el marco de las discusiones y negociaciones y no en un iluminado que quiere imponer su visión sobre el mundo», concluyó Olmos.