Efectivo de Cardona admitió a persona allanada por error y con violencia que podría haber connivencia delictiva de policías en Florencio Sánchez
01/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200701-ROBERT.mp3

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS.

Entrevistado en InterCambio el albañil Robert Denis, cuyo hogar en la localidad coloniense Florencio Sánchez fue allanado el lunes por error y en forma tan brutal que los efectivos policiales rompieron la puerta, denunció un hecho aún “más grave” como la admisión por un efectivo de que la Policía de esa localidad podría actuar en connivencia con delincuentes.

Denis vive con su familia en dicho poblado de Colonia, vecino al de Cardona, que forma parte de Soriano, y a ambos los separa solo “la vía”. El lunes de mañana su casa fue allanada por error, con flagrante brutalidad y según lo está denunciando, “sin orden” ni habilitación judicial alguna.

“La cuadra en que vivo tiene unos 60 metros de largo máximo, una cuadra cortita, y particularmente en esa cuadra hay dos casas, y le erraron. ¿Podés creer?, no se puede creer eso”, expresó con estupor el entrevistado porque el operativo estaba destinado “a la otra casa” que hay en esa misma cuadra.

“Yo estaba dormido con mi pareja, la hija con una amiga en el otro cuarto, durmiendo también, eran 8 y algo de la mañana, lo único que siento es gritería y tropel” con el fondo del sonido de “las botas, ¡´vamos, vamos, vamos´!, una gritería, yo me desperté pero no entendía qué pasaba, porque no habían entrado a mi cuarto todavía. Entraron primero por el cuarto atrás, de las gurisas, y después al mío, y cuando abren la puerta de mi cuarto yo todavía no entendía qué pasaba. ¡´Arriba, arriba, arriba´! me decían y me apuntaban con escopeta, tres milicos eran, con escopeta y metralleta, y uno se me acercaba y ¡´parate, parate, parate´!”, a lo que Denis preguntaba “¿qué pasó?” ya que estaba “medio dormido” y “no entendía” qué ocurría.

“Me voy a bajar de la cama y me caigo, y ahí me esposan, desnudo, como estaba”, además de que “no tenían nada” de documentación que acreditara una orden judicial o habilitación para proceder. “Y me sacaron para afuera, lloviendo, desnudo, para afuera, que no había necesidad”, puntualizó.

Tras ser sacado a la intemperie tal como duerme habitualmente, “desnudo, en bóxer, sin remera, sin medias, sin nada (…) me paran contra la pared (…) de la casa del vecino” a cuyo “fondo” se ubica la vivienda en la que residen los Denis, mientras que “mi mujer queda en la cama con un milico apuntándole de continuo, y en el otro cuarto, otro milico con las gurisas”.

“En ningún momento me preguntaron quién era yo”, pero en cambio “me maltrataron muy mal, verbalmente, y el abuso de poder, porque después de que me tenían esposado en el cuarto, ¿para qué me sacan para afuera?”.

Un poco después “sale el vecino, dueño de casa, al cual yo le alquilo, y pregunta: ¿´qué pasa que están en mi casa´? ¿´porqué entran a mi casa así´?, les dice el hombre, y uno de los milicos, que se ve que era el jefe, le dice: ¿´y qué, usted es abogado´?”, a lo que el propietario le contestó: “´no, no soy abogado pero conozco mis derechos, usted no puede estar acá´” y a este recordatorio agregó la pregunta: “¿´a quién busca´?”, luego de lo cual y ante la evidencia de que allí no estaba ni residía la persona requerida, “grita otro: ´¡soltalo, soltalo que le erramos de casa, soltalo!´”, narró Denis.

El entrevistado se preguntó cómo puede suceder un episodio tan erróneo como brutal “con esa Inteligencia que tienen, porque para hacer un allanamiento tenés que hacer un trabajo de Inteligencia, ¿no?”, razonó y acto seguido reflexionó en torno a que “si en dos casas erran un trabajo de Inteligencia, si tienen que entrar en Montevideo al Borro, a un lugar de esos con pasajes, ¿voltearán 10 puertas antes de encontrar la que buscan?”.

Pero la inaceptable e inquietante situación no terminó allí sino que luego ocurrió otra, de ribetes muy complejos, con “el oficial a cargo (…) el que marca la casa donde hay que entrar”, quien “era de Cardona” y “me pedía disculpas de todas las formas”. Denis le preguntó: “¿cómo le vas a errar de casa en dos casas? (…) ¿cómo no te vas a comunicar con los de Florencio Sánchez para averiguar bien dónde es la casa?´”, siendo que ambas localidades vecinas están separadas solamente “por la vía” del ferrocarril.

Entonces tuvo lugar “lo más grave de todo”, un dato que “no lo sabe el ministro, no lo sabe el jefe (de Policía), no lo sabe nadie porque yo no lo he comentado, se los voy a comentar a ustedes” al aire, prosiguió Denis su relato: “el jefe de Cardona me dice (…) ´si yo hubiera ido anoche a averiguar dónde era la casa del tipo éste´” al que buscaban por un robo, “´seguramente hoy cuando viniera no iba a encontrar lo que buscaba´”.