EEUU y la región: «Trump va a ir eligiendo a quien beneficiar y a quien perjudicar»
19/02/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/02/200217-02-TELE-ARGENTINA-MERCOSUR_1.mp3

«El argumento utilizado es absolutamente compartible: China e India no pueden ser considerados países en desarrollo. Pero con esa excusa caen Argentina y Brasil», dijo a Sputnik el experto argentino en comercio exterior Miguel Ponce, al comentar la decisión de EEUU de dejar de considerar a 25 países como economías en desarrollo.

La medida fue anunciada el 12 de febrero por la administración de Donald Trump y llega en plena crisis por la expansión del Coronavirus, que ya está afectando a China sensiblemente, al punto que ha paralizado buena parte de su producción y controlado el consumo en un intento por desacelerar las cifras de contagio.

La lista que elabora EEUU no guarda relación con las existente en la Organización Mundial de Comercio, donde cada país define su estatus. Por eso China figura en el concierto internacional con ese paraguas, que otorga permisos para que cada Estado subvencione hasta determinado nivel a sus sectores productivos.

Por esta vía ganan competitividad frente a los países desarrollados. EEUU viene reclamando cambios a la OMC para este tipo de situaciones, y por eso elabora su propia categorización.

Y eso es lo que acaba de anunciar: que China, India, Sudáfrica, Colombia, Argentina, Brasil, Costa Rica, Ucrania, Bulgaria y Rumania, entre otros, ya no serán considerados en vías desarrollo y dejarían de acceder beneficios a la hora de exportar a EEUU.

Impacto local

«Colombia no sufre esto porque tienen 0% para todo a través del Tratado de Libre Comercio que tiene con EEUU», indicó Ponce y agregó: «Pero Argentina y Brasil sí» podrían sufrir las consecuencias por la quita de subsidios a la hora de exportar a la primera potencia mundial.

De hecho, los industriales brasileño ya manifestaron su malestar con Washington.

En un comunicado, la poderosa Confederación Nacional de la Industria (CNI) consideró que «la decisión de los Estados Unidos de reclasificar a los países en desarrollo, incluido Brasil (…) es negativa e ilegal, ya que se hizo de manera unilateral, sin tomar en cuenta las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)».

Al respecto, Ponce recordó que el anuncio de finales de 2019 de EEUU de imponer aranceles a las importaciones de aluminio y acero procedentes de Argentina y Brasil hasta el momento no ha sido aplicado formalmente. Y dijo que algo similar podría pasar con la nueva disposición.

«En la práctica, al día de hoy, no se ha puesto en vigencia y no me extrañaría que como Trump nos tiene acostumbrados, el tema comercial sea una variable, una herramienta más para hacer manejos políticos y electorales». «Mi sensación es que Trump dice ´te aprieto con esto para alinearte políticamente, utilizo lo comercial para influir en los temas políticos».

Atento Buenos Aires

«Nosotros estamos atentos porque tanto Brasil como EEUU vienen en un proceso de castigo hacia nuestro comercio exterior muy evidente. A partir de diferencias ideológicas y políticas en términos de Latinoamérica y en particular de Venezuela, Brasil ha dejado de comprarnos 750 mil toneladas de trigo que se las pasa a comprar a EEUU. Obviamente esta es una afectación directa».

En este sentido, el director del Centro para el Comercio Exterior del Siglo XXI mencionó que estos movimientos se dan en el marco de la guerra comercial sino-estadounidense, a lo que hay que sumar la paralización global devenida del coronavirus.

«Para nosotros uno de los principales compradores es China, que ha parado su comercio exterior porque ha parado su consumo interno y ha parado su proceso productivo. Y eso hace que muchísimos de los granos que nosotros pensábamos colocar de estos que no les podemos vender a Brasil, tampoco se los podamos colocar a China».

Sumado a esto y al proceso de renegociación de la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional y los acreedores privados, la noticia «de país desarrollado» puede generar incluso un impacto negativo en las inversiones ya presentes en el país o venideras.

«La quita de estos beneficios comerciales puede generar deslocalización industriales. Un inversor que quería vender a EEUU y se colocaba en Argentina o Brasil, a lo mejor se va a Colombia porque sabe que por mas que este en este nuevo listado tiene arancel cero», dijo Ponce.

Finalmente, ex subsecretario de Industria y Comercio de Argentina concluyó que «este tipo de cosas no ayudan a la unidad de la región. Yo creo que Trump va a ir eligiendo a quien beneficiar y a quien perjudicar en función del alineamiento frente a casos como Venezuela, de Bolivia o la propia Cuba».