EN VIVO

1 seg
|
1 seg
Andrés Aráuz, candidato del correísmo
EEUU a través de la OEA no quiere un cambio político en Ecuador, donde hay un discurso anti-correísta que no todo el electorado lo compra, señaló presidente de la CARIFA
17/02/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/02/CLAVIJO-16-02-2021.mp3
Descargar Audio

Un acuerdo político entre dos candidatos presidenciales perdedores a fin de inducir a la autoridad electoral a un recuento de votos contra el ganador de primera vuelta, duró apenas dos días en un Ecuador acuciado por injerencia extranjera a la que no fue ni es ajena la OEA operando el interés de EEUU.

Esa bien puede ser una apretada síntesis de la vertiginosa sucesión de acontecimientos registrados durante los últimos días en el proceso político-electoral ecuatoriano, en el que “claramente hay una intromisión del gobierno de Colombia, hay injerencia de otro país en un proceso de elecciones de Ecuador, eso es lo grave para resaltar”, explicó a INFO24 el presidente de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio (Carifa), Martín Clavijo, quien además es vicepresidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina.

El acuerdo aludido fue entre el principal candidato de la derecha, el banquero Guillermo Lasso, y el candidato del movimiento indigenista Pachakutik, Yaku Pérez. Ambos actúan, junto a sus respectivos apoyos, para impedir una victoria del bloque progresista articulado alrededor del correísmo, cuyo candidato presidencial es Andrés Arauz, exministro del segundo gobierno de Rafael Correa. Pachakutik apoyó al primer gobierno de Correa e incluso lo integró, hasta después de la reelección, en 2009.

“El domingo 7 de febrero el candidato Andrés Arauz logra el 32%, y hay un empate técnico, del 19%, entre Lasso (…) y Yaku Pérez, que representa al movimiento indígena entre comillas, porque de indígena no tiene nada”. Estos dos pactaron impulsar el recuento sin la participación de Arauz.

La injerencia colombiana referida por Clavijo, por parte del gobierno de Iván Duque, consistió en aportar información, desnudada como falsa en los días anteriores, acerca de una supuesta financiación a Arauz por el ELN. “Eso ya fue desmentido por el candidato Arauz y con pruebas”, tal como “las pruebas” supuestas sobre el ELN fueron “desprolijas” en flagrancia.

“Con todo esto lo que se buscaba es generar una hipótesis del caos, del vacío legal o también de deslegitimar la candidatura de Arauz por financiamiento ilícito, buscaron los dos caminos. Hasta ahora, la presión internacional, de las organizaciones políticas y sociales, ha ayudado a que ese proceso no se diera”, destacó Clavijo sobre el rol de los observadores.

Respecto del fugaz pacto de recuento de sufragios entre Lasso y Pérez, “ayer, a última hora, el candidato Lasso sale a decir que se retiraba del acuerdo que habían firmado 48 horas antes, con el fundamento de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) no le daba garantías para ese conteo, que habría problemas con el conteo de las urnas”, confirmó el entrevistado.

Reflexionó al respecto que “si ese proceso se hubiera aprobado, y si estuviéramos en un escenario de conteo de votos en las provincias que se habían pactado, ¿quién puede asegurar, al estar solamente dos partidos, que las urnas no se rompieran, que las planillas de los votos no se rompieran? ¿Quién iba a asegurar eso? Carecía de todo sustento ese acuerdo, fue un pacto político, no basado en el código de la democracia de Ecuador”.

El presidente de la Carifa entiende que desde los dos bloques de derecha, que salieron segundos en la primera vuelta del domingo 7, se busca “crear ese escenario de inestabilidad para generar ese caos, o el vacío legal”. Debe añadirse a aquellos “la injerencia extranjera y los medios de comunicación jugando también. Lasso es el candidato de las grandes corporaciones de medios de comunicación en Ecuador, más allá de las (otras) empresariales. Después del domingo esos actores empezaron a jugar y muy fuerte”, anotó.

Y agregó: “es bueno resaltar que Yaku Pérez, que dice representar a todo el movimiento indígena, el domingo de las elecciones de noche, convocó a manifestaciones en el hotel donde estaba el CNE”, de las que “la Conaie y el movimiento de indígenas del Amazonas no participaron”. Así, “en los hechos, todo el movimiento indígena no es representado por Yaku Pérez”. Cabe apuntar que Yaku Pérez apoyó de hecho el último golpe de Estado en Bolivia reconociendo a la golpista Jeanine Áñez como presidenta del país.

“Obviamente que Estados Unidos, a través de la OEA, y el papel histórico que ha jugado la OEA en la región así lo determina, no quiere que haya un cambio de signo político en Ecuador. Y hay todo un discurso anti-correísta, que tiene sus consecuencias, pero hay un cierto electorado que no lo ha comprado”, señaló Clavijo. “Vislumbro un acuerdo anti- correísta, basado en el odio” derivado de que “en Ecuador hay mucha discriminación racial”.

Eso, como en casi toda América Latina y gran parte de Occidente, “es el avance de las nuevas derechas en el discurso del odio, de la división, y el debilitamiento de las democracias a través de distintos mecanismos, ya sean golpes de Estado, el papel de los grandes medios de comunicación y el discurso de la anti-política, el que ́todos los políticos son iguales ́”, indicó.

Clavijo reflexionó en torno al hecho de que “la derecha se organiza a nivel continental y en cambio la izquierda cada vez está más segmentada en organizaciones distintas” cuyos “pronunciamientos son todos iguales”.