Economista Pablo Da Rocha: estamos ante uno de los ajustes más significativos de los últimos años; las noticias no son prometedoras
12/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/20200312-DAROCHA.mp3

Entrevistado en InterCambio el economista Pablo Da Rocha, del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT, proyectó cómo incidirán sobre los asalariados y las grandes mayorías de la población los anuncios económicos realizados este miércoles 11 de Marzo por el gobierno de coalición de Luis Lacalle.

Da Rocha puntualizó que el anuncio de incremento de los precios de los servicios públicos de Agua, Electricidad y Telecomunicaciones implica “uno de los ajustes de tarifas más altos” en nuestro país “de los últimos tiempos”.

Esto hace que estemos “hablando de un tarifazo” y claramente es así “porque no parecería que se justifique” en razón de la situación real de las empresas del Estado que elevarán los precios desde el 1 de Abril.

Por ejemplo, “si fuera por IPC” el incremento anunciado, “uno esperaría que el ajuste fuera igual para todos” los servicios afectados, pero no es así. Se trata de “uno de los ajustes más significativos de los últimos años” y representa para los trabajadores y perceptores de ingresos fijos “una carga” notoriamente “excesiva con relación a lo que fue su ajuste de salarios”.

Asimismo, prosiguió el economista, “no hay discusión” posible que evite sostener que hay otro ajuste simultáneo por el recorte de las exoneraciones parciales del IVA a las compras con “tarjetas de débito” y crédito. El IVA “es el peor de los impuestos” por su carácter “indirecto”, siendo “el impuesto de mayor recaudación” no solo en Uruguay sino “en el mundo entero”. “En el país explica el 50%” de la recaudación total y es “regresivo porque “no reconoce” diferencias de ingresos ni la “capacidad adquisitiva”.

El IVA, recordó, “está asociado al consumo” porque la mayoría de la población gasta sus ingresos en adquirir Alimentos, Servicios Básicos como los afectados por los aumentos de tarifas, y otros bienes vinculados a otras áreas primordiales de la vida como Salud, Educación e Indumentaria.

Los anuncios operarán entonces, por un lado, “una reducción del poder de compra porque aumentan las tarifas” de los “servicios de consumo masivo”, y por otro, una adicional “reducción de la capacidad de compra” por la vía de recortar la exoneración parcial “del IVA” con las tarjetas.

Pero además se suma otro factor de pérdida de poder adquisitivo de las grandes mayorías de la población porque la disparada “del dólar”, incentivada por las declaraciones del gobierno y primeras señales de una nueva política monetaria favorable netamente a los exportadores, “hace que haya más inflación” y esto supone un impacto “directo” en los bolsillos.

Y a todo ello, razonó Da Rocha, debe añadirse la segura decisión de distribuidores mayoristas y comerciantes minoristas de “trasladar a precios este incremento de costos” que determinarán los incrementos tarifarios, con el efecto de “reducir la capacidad de compra de los trabajadores aún más”. Se acumulan así, en pocas horas y días, muchas “señales negativas para los trabajadores”, a lo que habrá que agregar, por si todo lo anterior es poco, otro impacto al alza de precios que generará el próximo registro “del IPC”.

Diciéndolo con moderación y suavidad, el panorama que se abre en el país es por lo menos muy complejo. Y es que, asimismo, “hay que ver cómo queda el acumulado” del IPC después de que todos esos anuncios operen sobre la economía, porque un registro del 12% disparará la ´cláusula gatillo´ de los convenios colectivos prevista para cubrir el valor salarial, con lo que una espiral inflacionaria estaría desaconsejablemente cerca.

En esta dirección, el entrevistado recordó que en Junio “vence el 70% de los convenios colectivos”, que mayoritariamente y desde hace al menos 2 años vienen activando los correctivos previstos para compensar las leves pérdidas salariales originadas en una inflación algo mayor a la esperada.

“Podemos tener una sucesión de correctivos mayores al ajuste” tarifario, que ya en sí mismo supera al IPC, dinámica negativa que “puede generar serias dificultades para algunos sectores de actividad” en un cuadro general que de por sí “complica la negociación colectiva”. Ingresos fijos y otras remuneraciones ligadas al mercado interno empiezan a quedar en el medio de una pinza entre caída del poder de compra y suba general de precios.

Finalmente, confirmó el economista de la central sindical nacional, el recorte de la exoneración parcial del IVA en las compras con tarjetas “tiene fines claramente recaudatorios” en función de “la necesidad urgente del gobierno de coalición de recaudar”. Y además, “todo lo que se ganó en transparencia” con la inclusión financiera “empieza a volverse opaco”. Entonces, “las noticias no son prometedoras”, resumió el entrevistado.