Economista Da Rocha: contracción de 3% en economía uruguaya en 2020 proyectada por organismos internacionales es “un piso” y “puede ser peor”
05/05/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/05/20200505-DA-ROCHA.mp3

Entrevistado en InterCambio el economista Pablo Da Rocha, confirmó las proyecciones de organismos financieros internacionales para Uruguay de contracción económica del 3% para 2020 y dijo que son apenas “un piso”.

Da Rocha explicó que más allá de dificultades de orden general para hacer proyecciones con precisión y exactitud ya que median para ello diferentes variables y desempeños por observar, “no hay duda” y “es una certeza que nuestro país va a ingresar técnicamente en recesión cuando se conozca” el dato oficial del PIB correspondiente al “primer trimestre de 2020”, que seguramente registrará una caída mayor a la del cuarto trimestre de 2019.

“Proyectando esto, si podemos confirmar un cierre de 2020 con contracción económica, también lo podríamos confirmar” en cuanto a que esa caída se dará “en forma contundente”, restando saber sólo “la magnitud” exacta, que rondará el “-2,7%” y podrá descender efectivamente al “-3%”, esto es a las estimaciones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Explicó como un hecho especialmente singular y relevante de esta crisis, que “esta pandemia” que la desencadena “tiene una fuerte afectación desde el punto de vita de la demanda”, factor directamente vinculado “al miedo a salir” que se siente en casi todo el mundo. “El miedo, el pánico está instalado a escala mundial” y así “no hay ningún indicio para pensar que la contracción económica no va a estar en ese orden o incluso un poco más”.

Destacó luego que “hay un gran componente” de la virtual paralización socioeconómica “asociado a las actividades culturales”, que en un sentido amplio probablemente sea la actividad “más afectada y la que no tiene una respuesta” del Estado. Es una dimensión “de enorme trascendencia para la vida de las personas” al abarcar desde el arte hasta el entretenimiento y su cese afecta a todo aquello “vinculado a los soportes, la logística” y afines.

Y si bien ya se están dando los primeros pasos hacia “habilitar la oferta” de bienes y servicios junto al restablecimiento gradual de toda “la actividad económica”, la demanda es la variable que “cuesta todavía mucho trabajo prever” cómo se comportará al depender del miedo. La mayor dificultad por el lado de la demanda se ubica entonces “en el comercio minorista”.

Además, “en la medida que no haya inversión, no va a haber construcción” con nuevos proyectos que dinamicen a esta industria y este escenario puede proyectarse a todas las actividades. “Esto creo que es lo principal”, evaluó.

Para el turismo “es muy difícil hacer proyecciones”, aunque también puede preverse gran dificultad para su reactivación al estar en el centro del riesgo de contagio y en el origen mismo de la transmisión global del Coronavirus. “Hablamos de las agencias de viaje, las aerolíneas, las excursiones, la gastronomía” y las actividades aledañas por cuenta propia, ejemplificó.

Retomando el tema de “las cifras” de caída económica pronosticadas por los organismos, Da Rocha sugirió “tomarlas con cuidado” en cuanto a que son “casi como un piso”, esto es que “la contracción puede ser aún peor”.

Hacia el final de la nota, el economista habló de la ´nota´ de ´grado inversor´ de Uruguay ratificada por las empresas calificadoras de riesgo crediticio. Explicó que “lo que hacen las calificadoras es tratar de entender cuáles son los fundamentos” de un empeoramiento fiscal como el que hay en curso y en función de esto mantener la nota, mejorarla o bajarla de acuerdo a las respuestas de política pública a la crisis y a la valoración de las fortalezas y debilidades macroeconómicas y políticas de los países.