EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Documento presentado por Familiares demostraría que el comandante del Ejército Carlos Díaz no denunció delitos ante la Justicia ni ante Berrutti
02/09/2020
Descargar Audio

Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS.

La asociación de Familiares presentó información que reafirma que el Tribunal de Honor militar del 2006 no juzgó al ex militar y represor Gilberto Vázquez por los asesinatos y torturas realizadas durante la dictadura. Ignacio Errandonea, integrante de la organización, informó que del acta surge que dicho tribunal juzgó a Vázquez por utilizar un «peluquín» al intentar escapar en aquel entonces cuando había sido requerido por la Justicia, «pero no por todas las barbaridades que confiesa en el Tribunal de Honor».

La carta que escribió en aquel entonces Gilberto Vázquez y que fue leída por Errandonea, decía en uno de sus tramos: «En cuanto a los delitos que pueda haber cometido, creo que debería ser juzgado por la justicia militar, pero cabe destacar que he ejecutado a numerosas personas, secuestrado y apremiado en varios países recibiendo por ello felicitaciones de los altos mandos del Ejército durante el proceso y en democracia hasta el año pasado inclusive».

Posteriormente, Errandonea leyó un documento que ese año había sido elaborado por el comando general del Ejército, en el que se establecía continuar con las actuaciones. «Habiendo sido puesto en conocimiento el señor comandante en jefe del Ejército, Carlos Díaz, de los antecedentes por usted elevados, el mismo dispuso se continúen las actuaciones del Tribunal de Honor para oficiales generales actuando como Tribunal de Honor de Alzada. Los delitos que se presumen surgen de las declaraciones del señor coronel en situación de retiro don Gilberto Vázquez serán comunicados en su oportunidad a la señora ministra de Defensa Nacional doctora Azucena Berrutti para dar intervención a la Justicia».

La lectura de este documento evidenciaría que el comandante en jefe del Ejército de la época, Carlos Díaz, sabía de la existencia de las torturas y asesinatos que había confesado Vázquez, pero ordenó al Tribunal de Honor continuar con las actuaciones previstas, sin haber denunciado ante la Justicia ni ante la ministra Azucena Berrutti los delitos admitidos.

«Lo más grave es todo lo revelado en las actas que proporcionamos los otros días y esto, el ocultamiento de las Fuerzas Armadas de todos los crímenes que cometieron, de continuar ocultando a nuestros familiares, porque al día de hoy nuestros familiares siguen secuestrados por los militares», subrayó.