Diputado Olmos: suspender el Sistema de Control de Carga obedece a una concepción político-ideológica que postula que el mercado se autorregula
09/06/2020
17330

Entrevistado en InterCambio el diputado frenteamplista Gustavo Olmos habló de la suspensión del Sistema Integral de Control del Transporte de Carga por decisión del gobierno y lamentó que el Ministerio de Transporte y Obras Públicas dio “una no respuesta” a un pedido de informes suyo.

Olmos contextualizó la relevancia de la creación del Sistema Integral de Control en el gobierno frenteamplista y al efecto recordó que “el transporte de carga se ha multiplicado por 5 o 6 en los últimos 15 a 20 años”.

Entonces “el Sistema” opera en forma análoga al “Sistema de Transporte Metropolitano” de pasajeros, o sea que “sirva para controlar un montón de cosas”. Estas van desde “el control de la informalidad de los trabajadores y de la seguridad en el tránsito” hasta “quién es el transportista” que conduce cada camión. “Lo mismo” en cuanto a “los proveedores y los compradores” de las mercancías así como a “cuáles son las necesidades” de circulación o “desvío” y en general, “planificar el desgaste de la carretera”, por ejemplo.

Por qué suspender el funcionamiento del Sistema “es la gran pregunta que intentamos responder con el pedido de informes y fracasamos con rotundo éxito”. La respuesta más concreta del Ministerio fue que primero “iba a estudiar el tema y a formar una comisión” y que después “estaría a lo que esa comisión determine”. Esto, para Olmos, implica “la vieja táctica de crear una comisión” que sirva fundamentalmente para enterrar el asunto.

La cuestión de fondo en la decisión del gobierno “sería coherente con una política de desregulación y reducción de controles que la estamos viendo en muchos lados”. Por ejemplo, analizó Olmos, “esto se expresa en la Ley de Urgente Consideración y claramente se expresa en la ´Ley de Medios´: una política del gobierno de reducir los controles del Estado dentro de una concepción político-ideológica que postula que el mercado se autorregula”.

Y con la decisión oficial, “esa inversión” en tecnología realizada por las empresas transportistas para operar el Sistema “se la meten en la oreja”.