Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS
Destitución del jefe de Policía “es insólita y responde al rencor de Larrañaga”, sostuvo Gustavo Leal
28/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201028_Leal.mp3

Entrevistado en InterCambio el ex director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, habló de la situación que derivó en el desplazamiento del ahora exjefe de Policía de Montevideo, Erode Ruiz, y cuestionó al ministro Jorge Larrañaga por falta de liderazgo.

Leal evaluó que lo ocurrido es “una situación bastante triste y bastante insólita, solo justificada por una actitud de rencor por parte del ministro del Interior y por una filosofía del enfrentamiento que lo mueve, tratando de abrir una zanja en la institucionalidad, y ubicando el ´ellos´ y el ´nosotros´ como una frontera, que no pueden hablar” el gobierno y la oposición.

Al insistir en la idea de que “toda la gestión anterior fue horrible y un fracaso y que todo lo que él hace es bárbaro”, Larrañaga “no se da cuenta de que cuando habla así, arengando como un hincha, le habla también a los policías y a la institucionalidad de la Policía, donde muchos de los jerarcas actuales también fueron jerarcas antes”. Entonces el ministro “también está hablando en forma despectiva a sus propios funcionarios hoy, que pusieron lo mejor de sí antes, como ponen lo mejor de sí ahora”, anotó el sociólogo.

Valoró que “es muy grave haber destituido de esa manera al jefe de Policía de Montevideo porque se reúne con una persona (…) no para conspirar sino en la Jefatura (…) no para que esa persona sugiera cómo hacer las cosas sino que le estaba trasladando información sobre hechos delictivos”.  “Los que ven fantasmas son las personas que dudan absolutamente de todo y no le tienen confianza a nadie (…) lo que hice fue trasladar información”.

Leal contó cómo supo la información que permitió condenar a los dos homicidas de la policía Daniela Da Silva y se preguntó: “¿Cuál era la actitud? (…) ¿No decirla? (…) ¿Que se manejen?”. Criticó al ministro Larrañaga por “romper ese puente” ciudadano, por “confundir además” y después acusó que en el episodio en torno a él y Ruiz, “había mala voluntad de determinadas personas de que haya puentes que no se construyan”.

Sobre el tema “hicieron una bulla de algo que es normal” y esto se explica porque “tienen miedo (…) o inseguridad”. El de Larrañaga es “un modelo de liderazgo o de conducción basado en que desconfío de todos, hasta de mi sombra, entonces quiero saber todo, y termino no sabiendo nada”.

En cuanto al aporte ciudadano de información a las autoridades acerca de delitos, lamentó que “hay una falta de comprensión de cómo funciona el mecanismo (…) y una desconfianza”. Y así “el ministro Larrañaga asume que esa reunión con Erode Ruiz era poco menos que una conspiración. Solamente los que viven conspirando piensan que los demás conspiran”. Pero “me siento responsable y no me voy a guardar una llamada de una persona que es testigo de un homicidio y que quiere declarar”, ratificó.

“Permanentemente estar arengando, como hace el ministro, que todo lo anterior fue un fracaso, es una señal que ha caído muy mal en la oficialidad de la Policía”, integrada por “profesionales” a quienes “no les gusta que les digan que todo su trabajo anterior fue horrible”, reflexionó el entrevistado.

Luego explicó que “el liderazgo en una organización no se define por comunicados, se define por actitudes” y en este aspecto, “una cosa es ser hincha y otra es ser socio”. Mientras que “el hincha es el que grita, el socio es el que se compromete con el club”, graficó. Alertó después que “cuando uno da órdenes que a veces son incumplibles, es un síntoma de debilidad”.

“Cuando uno quiere controlar todo lo que pasa en su entorno, es porque desconfía de todo, hasta de su sombra. Eso no tiene que ver con una capacidad de liderazgo”, sino con falta de seguridad respecto de los demás. “Con esa inseguridad no se puede dirigir la seguridad”, apuntó el ex jerarca.