Desde el 8 de julio el ministro Salinas no habla con los trabajadores de la salud, dijo el secretario general de la FUS
23/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200723-BERMÚDEZ.mp3

Jorge Bermúdez, secretario general de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS), dijo que, a partir del 8 de julio, día en que hubo una concentración en la puerta del ministerio de Salud Pública (MSP), donde se reclamó trabajo y salario, las autoridades de la cartera sanitaria cortaron el diálogo. «Para que no haya conflicto tenemos que conversar. El principal problema que tenemos, tanto en general como en la salud, es el empleo», dijo el dirigente sindical.

Bermúdez recordó que el 17 de marzo, cuatro días después de que el gobierno declarara la emergencia sanitaria, la FUS, el Sindicato Médico del Uruguay y el MSP, concretaron un protocolo para la atención de la población y el cuidado de los trabajadores de salud ante la presencia en nuestro país del covid-19.

Se analizó, desde entonces, cuál debía ser el equipamiento que tenían que utilizar los trabajadores y días después se establece que, a pedido de la FUS y del SMU, un mecanismo por el cual el Banco de Previsión Social (BPS) certifica a todo trabajador que en cumplimiento de tu tarea haya contraído el virus y que el Banco de Seguro del Estado (BSE) pueda pagar la totalidad del salario mientras el trabajador cursa la enfermedad.

Sin embargo, a partir del 8 de julio, día en el que los trabajadores de la salud reclamaban trabajo y salario frente a las puertas del ministerio se corta el diálogo con las autoridades de la cartera. «Vamos a solicitarle una reunión al ministro (…) vos no podés enterarte por la televisión, por ejemplo, que se van a hacer hisopados obligatorios a todas las personas que ingresan (para internación) a la mutualista (…) no sabemos cómo se va a instrumentar», dijo Bermúdez.

Por otro lado, Bermúdez explicó que se impedirá la rotación a los trabajadores de los servicios de acompañantes. «En la salud el trabajo rotatorio es lo común, lo raro es el trabajo fijo. ¿Se le dirá a los cirujanos y anestesistas que sólo podrán trabajar en un solo lugar? Un trabajador de servicio de acompañante de jornal asegurado gana 21 mil pesos. ¿Qué pasa con los enfermeros, que también rotan?», se preguntó.

Asimismo, manifestó su preocupación respecto a la afirmación del presidente cuando habla de la nueva normalidad e invita a la gente a bañarse en las aguas termales del litoral. «Se vendió un discurso rápidamente de que la pandemia estaba derrotada, mantengamos dos metros de distancia para mantener el resultado, dice el reclame oficial, pero resulta que te subís a un ómnibus hoy y está igual que cuando empezó la pandemia. ¿Dónde están los dos metros?», sostuvo.

Finalmente, reconoció que la densidad demográfica de Uruguay ha colaborado en sobrellevar la pandemia y que también ha ayudado el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), que «no fue votado por quienes hoy gobiernan». «Tenemos elementos para que la pandemia en Uruguay no se desmadre» acotó.

En este sentido, Bermúdez cree que debe sostenerse el sistema para enfrentar la pandemia, cuando hay perspectivas negativas para fin de año en materia de empleo, ya que se plantea una desocupación de entre un 16 y 18% y una caída del Producto Bruto Interno (PBI) en el orden del 3%. «Entonces la caída de los afiliados a las mutualistas es irremediable y con ello la caída de algunas instituciones (…) Si dejamos que se caigan las instituciones colapsan los sistemas de salud», subrayó.

«El Casmu ahora mandó a 300 trabajadores al seguro de paro, tanto médicos y no médicos. Se proyecta que 140 mil usuarios salgan de las mutualistas. No queremos ir hacia un conflicto porque nuestra preocupación es la salud de la gente, pero tenemos que tener trabajo y salario», concluyó.