EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Por Decir Fútbol Transmisión de fútbol

Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS
Delgado rompe la institucionalidad, el respeto internacional del país y el debate democrático al cuestionar cifras de pobreza, acusó senador Sánchez
08/03/2021
Descargar Audio

El presidente Luis Lacalle no se hace cargo de la crisis socioeconómica que genera su gobierno, la ministra Azucena Arbeleche naturaliza la pobreza creciente sin mostrar la menor sensibilidad social y el secretario Álvaro Delgado atenta contra el prestigio del país al atacar a su sistema estadístico, advirtió con preocupación el senador frenteamplista Alejandro Sánchez.

Sánchez señaló en diálogo con INFO24 que “el discurso del presidente en la Asamblea General (…) nos hizo pensar en un gobierno que iba a abandonar la campaña electoral y se iba a empezar a hacer cargo de los problemas del país, diciendo ́bueno, se acabaron las excusas ́”, pero lamentablemente esto no ocurrió e “inmediatamente después las segundas líneas del gobierno volvieron a cargar sobre el debate del pasado, de la herencia, responsabilizando de todos los problemas habidos al Frente Amplio y no haciéndose cargo de una realidad que rompe los ojos”.

Ésta se compone de “140.000 personas que han caído en la pobreza, 200.000 que están buscando trabajo y no lo tienen, cerca de 400.000 que trabajan en la informalidad y lo que han recibido básicamente en términos mayoritarios como ayuda del gobierno ha sido una canasta de 1.200 pesos. Las medidas que ha tomado el gobierno para atender la crisis económica y social han sido muy pobres, muy limitadas y (…) no han surtido efectos”.

Y peor aún, apuntó Sánchez, “esto surge además con una expresión muy dura de la ministra de Economía que pasó desapercibida: dijo que era ́inevitable que hubiera más pobres ́”, una afirmación que coloca “dos elementos” significativos y el primero es “el reconocimiento de que los instrumentos del gobierno para que las personas no cayeran en la pobreza son débiles”, mientras que “el segundo es cuánto le interesa eso. Que una ministra de Economía nos diga que para ella lo importante es que la evalúen por el déficit fiscal y después sumarle la frase ́es inevitable que haya más pobres ́, demuestra que hay poco compromiso del gobierno con instrumentos robustos para detener el deterioro de los ingresos de los hogares” y “la caída de las familias en la pobreza”, caracterizó el senador.

Pero hay más. A todo lo anterior “se le suma un nuevo elemento, que es esta avanzada sobre la institucionalidad” como efecto del cuestionamiento de Delgado a la labor del INE, con lo que “Uruguay queda expuesto porque la mano derecha del presidente de la República pone un manto de duda sobre las cifras oficiales, que como bien dijo el director del INE, para adulterar un dato dentro del INE hay que pasar por más de 50 personas, es decir 50 controles”. Entonces, alertó, “todo esto es un bochorno a nivel internacional” ya que todos los organismos multilaterales regionales y globales “toman las cifras oficiales de los países, que están estandarizadas”.

“Que el secretario de Presidencia coloque el elemento de que esas no eran las cifras de pobreza en Uruguay, es muy fuerte y termina rompiendo, además de la institucionalidad y el respeto que tiene el país a nivel internacional, el debate democrático”, acusó Sánchez. “Lo que no se discute es el dato, porque es lo que nos permite debatir” y con dichos como los de Delgado “se destruye el prestigio del país”. De ahí que “esto amerita un debate público fuerte, un respaldo muy fuerte de la institucionalidad del país y una exigencia pública de que el secretario de la Presidencia se retracte, porque es la mano derecha del presidente echando una sombra de dudas sobre una oficina pública muy importante y prestigiosa”, graficó.

Trabajadores repudian

La Asociación de Funcionarios del INE se expresó en dirección similar a Sánchez y en un comunicado le respondió al gobierno que las declaraciones de Delgado “nos indignan y nos sublevan porque se basan en argumentos falsos, sin consistencia alguna (…) y los trabajadores del INE no somos responsables de que la pobreza se incremente y las ollas populares se multipliquen. Tampoco de los mecanismos que el Estado elige para medir la pobreza ni de la insuficiencia de las políticas públicas para afrontarla”.