Decreto del Gobierno establece que asambleas de todas las cooperativas deberán ser grabadas para contralor de Auditoría Interna de la Nación
08/08/2020

Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS.

Todo lo que las personas digan en una asamblea de una cooperativa deberá será grabado y podrá ser controlado por la Auditoría Interna de la Nación, según establece un decreto del Poder Ejecutivo. Por otra parte, la incluso el organismo podrá efectuar un control remoto en el caso de que la reunión se efectúe a través de aplicaciones de Internet.

Un decreto del Poder Ejecutivo con fecha 23 de julio obliga a todas las cooperativas (agrarias y de ahorro, pero también de vivienda o sociales) a grabar sus asambleas para su fiscalización.

El decreto se fundamenta en la Ley de Cooperativa (y su modificación de 2013) que establece que las cooperativas podrán ser fiscalizadas por el Estado, a efectos de controlar el cumplimiento de sus fines y el destino de los fondos que utilizan, entre otros.

«Una debida fiscalización no precisa de medidas tan invasivas. Las asambleas de las cooperativas son espacios de participación y expresión abierta de ciudadanos sobre temas que no necesariamente tienen que ver con aspectos contables o de dinero. El riesgo de abuso es enorme», sostuvo en su cuenta de Twitter el director ejecutivo del Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia (Observacom), Gustavo Gómez.

El experto en libertad de expresión añadió que todas las cooperativas no son iguales y ejemplificó al respecto que no es lo mismo la naturaleza de una cooperativa de ahorro y crédito o agraria, que una cooperativa social. «De hecho, la ley establece que la Auditoría no es la autoridad de control (salvo lo contable o financiero) de las sociales o las de vivienda de ayuda mutua.

Finalmente Gómez aseveró: «No sé si hay antecedentes de contralor con tal nivel de intervención en la vida de una cooperativa y sus socios». Si bien consideró que las cooperativas deben ser fiscalizadas, habría que aplicar medidas menos invasivas y más idóneas: actas de la asamblea, libro de firmas de participantes, acceso a libros contables, entre otras.

Acceder a decreto.