Daniel Daners y la gestión oficial del deporte: hemos logrado que se lo reconozca como un factor de desarrollo y una actividad de primer orden
10/12/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/12/20191210-daners.mp3

Entrevistado en InterCambio el gerente de la Secretaría Nacional del Deporte, Daniel Daners, repasó elementos del balance de gestión y subrayó el valor social y cultural de la práctica deportiva para las sociedades.
Daners abrió la entrevista mencionando algunos asuntos que quedarán pendientes de esta gestión, como el proceso de cierre del emblemático Club Neptuno y el aprovechamiento futuro de sus valiosas instalaciones.
Recordó que esa institución señera del deporte comunitario ubicada en la Ciudad Vieja “tuvo 15.000 socios” en sus momentos de auge, pero lamentablemente, como consecuencia de su declive “hay un proceso judicial de liquidación” cuyo transcurso siguen atentamente «acreedores de todo tipo”, mientras que “hay un síndico que está haciendo la liquidación” y en tanto “el dueño de ese inmueble es la Intendencia” de Montevideo.
También se refirió al incipiente desarrollo en nuestro país del wáter polo, deporte que el entrevistado practicó cuando era muy joven y aun menor.
En cuanto al balance de gestión, “dejamos instalado al deporte como una política de primer nivel” en el país, una política que “hemos ido construyendo colectivamente” y en el contexto de “un nivel de reflexión y acumulación que nos permite visualizar que estamos dejando al deporte” jerarquizado, no solo social sino además institucionalmente.
Luego describió algunas de las formas en que el deporte asume relevancia para las personas y las sociedades, incluyendo el sentido “de pertenencia”. En sintonía con ello, “hemos logrado que se lo reconozca como un factor de desarrollo” y como una actividad “de primer orden, no subsidiaria”.
Graficó asimismo la relevancia económica del deporte en general informando que en el mundo, “mueve entre el 3% y el 5% del PIB”. A partir de esto, señaló como un elemento indispensable contar con “recursos genuinos” como país para la promoción social y masiva del deporte. Y es que “los recursos son finitos y las demandas, ilimitadas, lógicamente”.
Más adelante habló de la institucionalidad del deporte en Uruguay y los roles de los diferentes actores sociales que intervienen. “El rol de la Secretaría es marcar las líneas rectoras, en diálogo” con cada uno de los actores, a los que esta institución reconoce sus respectivas “virtudes y fortalezas en cada ámbito”, ponderó el jerarca, deportista por vocación.
Destacó al deporte como factor democrático en el sentido más amplio y lo ejemplificó evocando el papel que los clubes desempeñaron durante la dictadura como ámbitos de encuentro e incluso como marco organizativo.
Más adelante habló de los diferentes modelos sociales del deporte como asunto de interés público, reseñando algunos casos como el de Uruguay, muy similar al de países como España, y otros en que hay una centralidad promotora del Estado, por ejemplo en Cuba y China y antes en la Urss.

Daners también resaltó la mejora en nuestro país del uso de “la renuncia fiscal” del Estado para promover la práctica deportiva y competitiva.