EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Daniel Caggiani analizó la situación de Bolivia y el “defectuoso” informe de la OEA que culminó con el golpe a Evo Morales
12/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/CAGGIANI.mp3
Descargar Audio

Un estudio de investigadores independientes utilizó datos de The New York Times, tomados de las autoridades electorales de Bolivia, donde se descubrió la deficiencia del análisis de la Organización de Estados Americanos.

“La conclusión de que los votos a favor de Morales aumentaron inexplicablemente una vez que el conteo se reanudó estuvo basada en datos incorrectos”, afirma el medio en una nota titulada “Una elección amarga. Acusaciones de fraude. Y, ahora, una reconsideración”, publicada el 7 de junio. El diputado del Frente Amplio, Daniel Caggiani, aportó su análisis.

Un examen de los datos de la elección boliviana sugiere que el análisis inicial de la OEA que planteó dudas sobre fraude electoral y contribuyó a dar un golpe de Estado, fue incorrecto.

Evo Morales se postulaba para un cuarto mandato. El conteo preliminar de votos, del 20 de octubre de 2019, de pronto se detuvo y se reinició al día siguiente. Morales tenía los votos suficientes para ganar las elecciones.

La oposición hizo circular inmediatamente sospechas de fraude, lo que produjo protestas en todo el país. En tanto la Organización de Estados Americanos (OEA), que había sido invitada a observar y evaluar las elecciones, señalaba que hubo “un cambio inexplicable” que modificó la elección. Las protestas aumentaron a tal punto que semanas después la oposición con apoyo militar derrocó a Morales.

Los hechos posteriores son conocidos: Morales debió huir de su país a México y luego a Argentina, en calidad de exiliado político.

El diputado por el Frente Amplio, Daniel Caggiani, habló con INFO24 al respecto y contó que “Bolivia fue un país que logró un ascenso importante en el mundo, con una solvencia económica y política importante y hoy se encuentra bajo una dictadura por el odio racial y por la presencia importante de militares”.

Asimismo, calificó a Bolivia como la “Rusia del MERCOSUR”, ya que posee importantes reservas de hidrocarburos, de gas y de litio, mineral que se utiliza para la producción de baterías. Además, explicó que dicho país había logrado algo que se conoció como el “milagro boliviano” a partir de la oposición a los intereses que pretendían extraer los recursos naturales del país, como el agua, para la cual hubo una manifestación social y política que detuvo esas pretensiones.

Este movimiento político es el que finalmente lleva a Morales a la presidencia y desde entonces se reforma la constitución del país pasando a ser llamado Estado Plurinacional de Bolivia, reconociendo la existencia de diversas etnias. Además, este impulso posibilitó nacionalizar los recursos naturales bolivianos que permitieron un proceso de industrialización, mayores ingresos de divisas y disminuir la indigencia del 38% al 15%.

Hoy Bolivia se encuentra bajo el gobierno de facto de Jeanine Áñez, que intenta privatizar algunos sectores estratégicos del Estado boliviano y que en estos meses no ha logrado buscar un nuevo proceso electoral que le permita al país equilibrar sus instituciones y recobrar su democracia.

“Lo más notorio es que el proceso de golpe de Estado no fue solo interno, sino que había estado apoyado por la OEA y gobiernos latinoamericanos que prohibieron el uso del espacio aéreo de la salida de Evo Morales de su país”, recordó Caggiani.

Recientemente se conoció un cambio en las fechas de las elecciones presidenciales para el 6 de setiembre. A esta fecha se llegó mediante un acuerdo de los principales partidos políticos, incluyendo tres partidos de la oposición y el Movimiento al Socialismo (MAS), que cuenta con mayoría en el Parlamento.

Aun así, el partido de Evo Morales podría ser inhabilitado para los próximos comicios para los cuales el candidato Luis Arce, exministro del MAS, se muestra con una intención de voto del 30% hasta el momento. En Bolivia un candidato puede triunfar en primera vuelta si reúne más del 40% de los votos y tiene diez puntos porcentuales por encima de su inmediato seguidor.